Marketing 2.0, un arma de doble filo

Hoy en día prácticamente todas las empresas se han subido al carro del marketing en la web 2.0, con vídeos virales, páginas en redes sociales, twitter y demás. Que está muy bien, es entrar de cabeza en ese mercado más humano y “conversacional” del que hablaban hace ya diez años en el Manifiesto Cluetrain.

Pero todo esto mal entendido o mal llevado también puede ser un arma de doble filo, y me explico: en mi opinión lo que se consigue con las redes sociales es amplificar la señal en primer lugar, fase de hype puro y duro, anticipación antes de la salida del producto. Esto es bueno porque se consigue que el mensaje llegue a más gente, y por la interacción entre las distintas personas que participen en las redes sociales todos acaban ansiosos por disfrutar del nuevo producto. Pero una vez el producto está en la calle, todas estas personas que de alguna forma te han ayudado a promocionarlo se han marcado unas expectativas muy altas y pueden acabar desilusionados muy fácilmente. En volumen de la señal se mantiene, pero esta vez el mensaje es la opinión de los usuarios sobre el producto real, no el producto que cada cual espera. Si al final cumple las expectativas, perfecto, pero si no… batacazo, y de los gordos.

Caso práctico: hace unas semanas vi en Facebook que en Alicante se iba a organizar una especie de Oktoberfest, cada vez más y más de mis contactos se apuntaban a la página, en la que había bastantes comentarios de personas deseando ir. Ni que decir tiene que yo me moría por ir a hincharme a cerveza de trigo hasta caer de culo, :-D pero al final el fin de semana pasado no pude, y pensaba ir este que viene. ¿Qué ha pasado? La gran mayoría de la gente que fue ha salido decepcionada por los precios, el ambiente, y la calidad de la comida, como se puede ver ahora en la página de Facebook. Ya no voy este fin de semana.

Esto como el boca a boca de toda la vida, pero crece de forma exponencial con el número de personas que participen. Los primeros días probablemente les haya ido muy bien a los del Bierfest por toda la gente que se creyó el hype y fue, pero en el momento que empezaron a publicarse las opiniones negativas mucha gente que aún no ha ido se lo habrá replanteado, como yo.

Si se entra en este juego, hay que estar a la altura o como mínimo, no decepcionar.

El posible tablet de Apple no es un libro electrónico

La prensa especializada en Apple lleva una temporada con rumores sobre un más que probable tablet PC con manzanita, algo así como un iPod Touch pero de alrededor de 10″ que no dudo que va a revolucionar el mercado y me voy a morir de ganas por tener uno. ;-) Pero todos se empeñan en señalar que aparte de competencia (en otra liga incluido precio) de los netbooks tan de moda, va a ser también competencia del Kindle y demás libros electrónicos.

A ver señores, todos los que han dicho eso demuestran no tener ni idea de lo que es un libro electrónico. No es simplemente un cacharro más o menos pequeño en el que leer PDFs y otros formatos, porque eso también se puede hacer con el iPod, el Android, una BlackBerry o cualquier PDA. La gracia de los libros electrónicos es la tecnología e-ink o tinta electrónica: la pantalla no es TFT, no emite luz, si no que tan sólo refleja la luz ambiente con lo que no cansa (ni daña) la vista aunque estés horas y horas leyendo del tirón. Eso si, tiene varios inconvenientes para un dispositivo de propósito general y bastante orientado al multimedia como sería seguro el tablet de Apple: blanco y negro con 8 escalas de grises, baja resolución, refresco de pantalla lento … vamos, no me imagino que el chisme con el que nos vaya a sorprender Apple sólo permita ver las últimas pelis/series bajadas de iTunes en blanco y negro a 800×600 y a 1 fotograma por segundo. ;-) Que si, seguro que se podrá leer libros electrónicos con este aparato, pero no es lo mismo. La pantalla será una pantalla normal (igual hasta con brillo que están ahora de moda, puag!), y leer en ella cansará la vista. NO es un ebook.

Eso si, salvo que sean los primeros en usar una tecnología híbrida e-ink/LCD como esta:

¿Por qué el roaming de datos es tan caro?

Hay cosas que no entiendo.

Para el viaje a Islandia (me voy este viernes, creo que por aquí no había dicho nada) quería ver lo que cuesta el roaming de datos, porque hace unas semanas me pillé un HTC Magic con Android y hay algunos programas brutales para ir de viaje (Places Directory, Wikitude).

Pues resulta que los señores de Vodafone la tarifa más barata que tienen para roaming de datos con el móvil (Passport) es poco menos que un atraco a mano armada: casi 2€ cada 2Mb!!! En cambio para conexiones con módem USB desde el PC tienen una tarifa plana de 12€ cada 24h. Que me sigue pareciendo caro, pero estaba dispuesto a pagarlo. Como no me cuadraba dos tarifas distintas (¿por qué no usar la de 24h en el móvil? ¿qué más les dará cómo me conecte si al final el servicio es el mismo?) he llamado y el operador me ha confirmado que NO se puede usar la tarifa de USB desde el móvil. ¿Y por qué? Porque según el se supone que con el modem USB has firmado un contrato de permanencia y estás pagando ya una mensualidad, así que como “favor” te lo cobran más barato. AAAAh, claro, que yo no me he metido en una permanencia de 18 meses al pillar el Magic y no estoy pagando una tarifa plana de datos mensual de 12€ … en fin, como decía ayer no veo sentido a entrar en discusiones con el currito del teléfono, así que le he agradecido la aclaración y he colgado.

Y ahora digo yo: el roaming de voz casi entiendo que sea más caro que una llamada nacional, al fin y al cabo tu número viaja contigo. Aunque lo único que podría ser complicado a nivel técnico y podría justificar el precio es la movilidad del número, porque seguro que el pasar la voz de una parte del mundo a otra no les cuesta nada (VoIP anyone?). Pero ¿datos? ¡Ahí no hay un número que mantener y “enrutar”! Es más, Vodafone también da servicio directo (no filiales ni nada) en Islandia, ¿qué les cuesta que me conecte a la red DE ALLÍ y use el APN DE ALLÍ como si fuera un cliente DE ALLÍ? Cero patatero. No lo hacen porque no quieren. De hecho pensándolo así cada vez me parece más cara la tarifa de 12€/24h (y la otra ya ni hablamos).

Señores de Vodafone, acaban de perder casi 100 euros que me podía haber gastado en una semana en el extranjero.

¿Anti-SPAM para el MundoReal(tm)?

Leo en El País que la Agencia Española de Protección de Datos y la Federación de Comercio Electrónico y Márketing Directo han publicado hoy una web en la que poder registrarse para NO recibir más llamadas, correo (físico o electrónico), SMSs, etc. publicitarios. Por lo visto estas Listas Robinson ya hace tiempo que existían, pero sólo para correo ordinario. Ahora se han extendido a los medios digitales y, además, se ha facilitado la inscripción vía web.

No sé a vosotros, pero a mí me repatea los higadillos sobremanera que cuando estoy haciendo algo (aunque sea contemplar el vuelo de una mosca tirado en el sofá) suene el teléfono para venderme algo, tratar de convencerme de que cambie de operadora de móvil, etc. En más de una ocasión he intentado sacarle al operador que ha llamado de dónde habían conseguido mi teléfono y si había forma de “darse de baja” del servicio, pero invariablemente no tenían ni idea. Y como que pasaba de enfrentarme más, en estos casos no tiene sentido tomarla con quien llama, que al fin y al cabo es un currito como tú y como yo al que le pagan por hacer algo que le gustará y con lo que estará de acuerdo más o menos, pero le da de comer.

Yo ya me he registrado en la susodicha lista hace unos minutos, aunque aún no me ha llegado el correo con la contraseña para finalizar el registro. Espero que no lo haya parado el filtro anti-SPAM. XD

Sindescargas en El País

Entrevista a la nueva y polémica ministra de cultura en El País:

P. Hay un sector al que no le ha gustado su nombramiento y le han puesto un mote, Ángeles González Sindescargas. ¿Le ha molestado?

R. No. Eso va en el cargo. Los ciudadanos tienen todo el derecho a opinar.

P. Su discurso, sobre todo como presidenta de la Academia de Cine, ha sido demoledor en contra de la piratería…

R. Lo que yo creo y así lo he dicho es que estamos en un momento en el que tenemos que rediseñar todo. Es todo muy complejo. Las descargas de cine o de música son sólo una parte. Internet es imparable, inmenso. No niego la necesidad y la oportunidad de que sea la nueva manera de distribuir cine, pero hay diferentes interlocutores que se tienen que poner de acuerdo. No sabemos cómo. Pero sí sabemos que hasta ahora son las redes de telecomunicación las únicas que están sacando beneficio. La responsabilidad no puede recaer en el usuario.

P. ¿Es usted partidaria de medidas punitivas, a lo Sarkozy?

R. No, no me parece que esa sea la solución. Hay que tener alternativas. Yo ahora mismo estoy en un proceso de escuchar. Me he puesto un plazo de aquí al verano para hablar con todos los interlocutores. He pedido para dentro de quince días una reunión con gente que sabe de todos estos asuntos.

P. ¿Incluidos algunos representantes de esas asociaciones de internautas que la critican?

R. Por supuesto, para limar y para escuchar. Quiero ver lo que les preocupa. Internet es un espacio de comunicación, no de crispación.

P. Entre la preciosa idea de la cultura libre y el pirateo…

R. ¡Hay un término medio!

Ya veremos en qué queda la cosa …

Por lo menos admite que la industria del cine y la música tiene que adaptarse a Internet como medio de distribución, a ver si se dan cuenta de una vez que estamos en el siglo XXI.

¿Un paso en la dirección adecuada?

Leyendo un artículo sobre una reforma del Gobierno para facilitar la creación de nuevas empresas me he encontrado con esto:

El Gobierno adopta la Directiva Europea de Servicios y reforma la ley concursal

“Los ciudadanos son mayores de edad”

[...]

En su conjunto, se eliminan 14 regímenes de autorización previa, otros 27 se sustituyen por notificaciones a posteriori y se reforma el reglamento de los colegios profesionales. En este sentido, la ley ómnibus contempla también una reforma “en profundidad” de la norma que regula los colegios profesionales, cuya aprobación es anterior a la democracia, con el fin de liberalizar el ejercicio profesional. Concretamente, se suprimirán las limitaciones que existen ahora para ejercer más de una profesión y la prerrogativa de los colegios profesionales para fijar los baremos orientativos de precios

¿Será el primer paso hacia la abolición de los gremios de la Edad Media, en pleno siglo XXI?

¿MP3? ¿Teléfono? ¿PDA? ¿O hiper-mega-ultra-portátil?

La mayoría de la gente ve el iPhone como un teléfono con muuchos extras, mientras que todos conocemos las carencias que tiene como teléfono. Yo personalmente veo tanto al iPhone como al iPod Touch como ultra-portátiles avanzados a su tiempo. Me explico:

Ahora están de moda los ultra-portátiles, todo el mundo quiere uno (yo me lo estoy pensando :D). ¿La idea? Portátil pequeño sacrificando tamaño de pantalla, teclado y el lector de DVD, peso reducido, batería con bastante autonomía, pero en general sin demasiada potencia de cálculo. La función principal, y de algunos modelos casi la única, es conectarse a Internet: web, correo, IM, etc. Gracias a que hoy en día se puede hacer casi todo on-line (¿Word u OpenOffice? ¿Para qué con las alternativas on-line que ya hay?) ya no es tan necesaria la potencia en la propia máquina, mientras que tengas suficiente para ejecutar una aplicación AJAX. Y el hecho de que sea tan pequeño, pese tan poco y tenga bastante autonomía lo hacen ideal para llevártelo de viaje e ir descargando las fotos, leyendo el correo y publicando cosas en el blog sobre la marcha.

Ahora bien, ¿no se puede hacer todo eso mismo con el iPhone/iPod Touch? Con el Touch lo de las fotos no porque no tiene cámara, pero luego hablo de eso. ;-) Vale que con una PDA, o una BlackBerry también. Pero el problema que tengo con PDAs y otros teléfonos-con-esteroides es que me resultan incómodos de usar y las aplicaciones son feas, poco curradas, muy básicas. Y no hay variedad, tienes las cuatro del fabricante y ya está. Sin embargo con mi Touch no tengo esa sensación de incomodidad y ya hay algunas aplicaciones muy pero que muy curradas.

Principales diferencias que veo entre las PDAs y el iPhone:

  • Un sistema operativo DE VERDAD: señores, tenemos un MacOS X, todo un UNIX, en el bolsillo. Tal vez con la instalación de fábrica no sea tan evidente, pero si lo jailbreakeais (palabro) y le metéis un terminal y las BSD-utils… :-D Y quien dice un OS X dice un Android.
  • Aplicaciones DE VERDAD, mucha variedad, y curradas: como decía las aplicaciones de PDA siempre me han parecido de juguete e incómodas. Y escasas. P.ej., el correo de la BlackBerry me parece un coñazo. O el navegador de cualquier móvil/PDA, horrorosos, sin soporte para frames ni Javascript… Comparadlo con el lector de correo del iPhone, con el Safari, etc. Y el resto de aplicaciones disponibles a día de hoy en la AppStore y en Cydia. Juegos, visores de varios tipos de documentos, clientes de VNC y Terminal Server. Hay de todo.
  • Un interfaz cómodo DE VERDAD: nunca me han gustado los interfaces de PDA con lápiz, me parecían lentos y artificiales. Sin embargo el multi-touch, bien usado, es muy cómodo. En primer lugar no te hace falta el lápiz, en segundo en el momento que una aplicación admite gestos con varios dedos como rotados, “pellizcos”, etc. ¿Habéis visto p.ej. el Google Earth para iPhone? Es genial. Imaginaros p.ej. un pequeño Photoshop que permita hacer cuatro cosas: rotar, recortar y algunos ajustes básicos (partimos de la base que no tenemos CPU para hacer muchas virguerías). Rotar: girar con dos dedos. Recortar: pellizcar hasta ajustar las esquinas de la caja. Ajustes de color: barras deslizantes que mueves con el dedo. ¡¡Cómodo, fácil e intuitivo!! Aún faltan aplicaciones, y sobre todo aplicaciones que den éste giro de aprovechar de verdad bien los gestos multi-touch. Pero tiempo al tiempo.

Desde luego que por muy cómodo que sea no es como para estar horas trabajando con el iPhone, o para escribir un documento largo con el teclado en pantalla. Pero es que en principio los ultra-portátiles tampoco. Si, sin más cómodos, pero los modelos más pequeños y por tanto con teclado más reducido también son incómodos para trabajar (escribir) mucho rato, y los más grandes… son más grandes. :-) Estamos comparando un ultra-portátil que puedes llevar en un bolso o mochila, con uno que puedes llevar en el bolsillo.

Personalmente a mi iPod Touch sólo le echo en falta dos cosas:

  • Conexión 3G: pero entonces tendría un iPhone! :-D Aunque no lo echo de menos para hablar, si no para poder conectarme a Internet cuando no tenga una Wifi a tiro. Alguna vez ya he comentado que prefiero un trasto la mitad de fino y con el doble de capacidad, a costa de sacrificar el 3G (también hay quien prefiere tener sólo un cacharro el doble de gordo en vez de iPod + teléfono aparte, otra opinion perfectamente razonable).
  • Un puerto USB: en realidad es la única carencia que le veo a la hora de considerarlo un ordenador “de verdad”, la falta de conectividad con periféricos y otros cachivaches. Imaginaros que en vez del conector para el dock de Apple tuviera un puerto USB normal y corriente. O que alguien sacara un conversor dock-USB. Te lo llevas de viaje y puedes conectarlo a la cámara de fotos, editar las fotos y subirlas a Picassa. O pincharle un lector de tarjetas para actualizar la lista de radares del TomTom. O enchufarlo al ordenador de buceo para descargar los datos de la última inmersión. O casi mejor, que todos estos dispositivos tuvieran bluetooth y nos olvidamos del USB. ¿No es precisamente para éstas cosas para las que se quiere un ultra-portátil?

En fin, acabo el post tipo “soy un Apple-fan-boy que te cagas y me mola mi Touch” xD resumiendo mi v isión del iPhone y el Touch: todo este rollete viene a que en mi opinión estos chismes no son meros teléfonos o reproductores multimedia, si no que están desdibujando la línea entre ultra-portátil y PDA. De hecho creo que serían la evolución lógica de los ultra-portátiles de aquí a unos años, sólo que los tenemos ya, aquí y ahora.

Dios = 0

La existencia de Dios, a lo mejor y solo a lo mejor, es como el cero en las matemáticas. En otras palabras un símbolo que niega la ausencia de significado, el significado necesario para la definición de un sistema: en términos analógicos es Dios, en términos digitales es cero.

Ese párrafo es de una conversación entre un Tachikoma y Batou en un episodio de Ghost in the Shell: Stand Alone Complex. Y todavía hay gente que asocia dibujos animados y cómics exclusivamente con entretenimiento para críos…

Resume bastante bien mi opinión sobre Dios (con el nombre que le queráis dar) y la religión en general: son un invento humano para rellenar el vacío, ya sea vacío de significado, entendimiento, emoción, sentimiento, comprensión, etc. Una forma de dar significado a cosas que no lo tienen, porque se escapan todavía de nuestro entendimiento o porque por injustas parecen carecer de un significado que nos ayudaría a sobrellevarlas.

Ni que decir tiene que yo no soy creyente. ¿Ateo? ¿Agnóstico? Hay tantas versiones de la diferencia entre una y otra palabra… Siempre he tenido claro que Dios es un invento humano, un recurso ¿del lenguaje?, y no tengo problemas por admitir que hay muchas cosas que se escapan a mi entendimiento. Todas las leyes de la Física no son más que un intento de modelizar las fuerzas que rigen el Universo, a partir de las sombras que nosotros percibimos y podemos llegar a entender. Así que respecto a muchas cuestiones para mí “no lo sé” o “no lo entiendo (y dudo que nunca llegue a entenderlo del todo)” son respuestas perfectamente válidas, tal vez la única respuesta. Y respecto al vacío interior, a la espiritualidad… hay alternativas a una figura externa inventada y todo el clero que le acompaña, como p.ej. el budismo, buscar el significado y la paz dentro de uno mismo, por sí mismo. Si, se me ha pasado más de una vez por la cabeza hacerme budista, que no crea en Dios ni en las religiones en general no significa que a veces no cecesite “paz de espíritu”, por así decirlo. Aunque hoy por hoy, “no creyente” (y desde luego, no católico-apostólico-y-romano) es lo que mejor me define.

Post metafísico en estas fechas tan entrañables en las que celebramos (no nos engañemos) que ya es primavera en El Corte Inglés. :-P

Historia de los espaguetis

Después de tanta polémica con Bolonia, la huelga y los colegios, Ricardo Galli ha publicado un interesantísimo artículo (y bastante largo) sobre la historia de los colegios, las universidades y las profesiones. Quien quiera poner todo ésto en perspectiva, que se arme de paciencia y un buen rato y lo lea, y luego saque sus propias conclusiones. Se podrá estar de acuerdo o no con las conclusiones de Ricardo, pero sin duda el repaso histórico de cómo hemos llegado donde estamos es muy interesante para cualquiera con un poquito de interés en el por qué de la situación actual (¿cómo era eso de que “quien no conoce la Historia está condenado a repetirla”?).

Por cierto, que uno de los comentarios hace referencia a un detalle que todo el mundo que se ha movilizado éstos días al grito de “¡fuego!” ha pasado por alto: si lo que queremos es salir de la “precariedad laboral” de la que muchos se quejan, con horarios rocambolescos, guardias, turnos, llamadas a las tantas de la noche o en fines de semana cuando algo explota… necesarios, pero sin regular, lo que nos hace falta es UN CONVENIO que refleje nuestra realidad laboral y poder salir de una vez del de oficinas y despachos (ya me gustaría a mí tener horario de 9 a 18, o mejor, de 8 a 15) y dejarnos de historias. Con eso si que estaría de acuerdo y eso si que ayudaría a mejorar nuestra situación laboral, no un colegio que lo único que va a promover es la exclusión de la profesión de personas muy válidas y con mucha más experiencia que la mayoría de los que tenemos una carrera mientras que veríamos como unos pocos (la panda de @#$%&! de siempre) consigue más poder y nos sigue mangoneando con una sonrisa y muy buenas palabras.