Tres meses del láser

Pues a lo tonto a lo tonto ya hace tres meses que me operé de la vista. Hoy he ido a la última revisión (“te recomendamos otra dentro de año y medio o dos años”, up to you) y todo perfecto, me han dado el alta.

En resumen, estoy contentísimo con los resultados. Veo perfectamente, diría que incluso mejor que antes con las gafas, que quieras que no se mueven, se ensucian, etc. Molestias pocas: la luz intensa en general las primeras dos-tres semanas; el tema de la sequedad quedó en mes y medio frente a los tres que te recomiendan ponerte lágrima artificial; y por la noche los halos que aunque pocos, todavía veo, aunque no me molestan para conducir de noche.

En mi opinión una operación muy recomendable. Es muy cómodo vivir sin gafas. :-)

Evolución Laser

Mañana hace una semana de la operación de la vista, y por ahora no podría estar más satisfecho con los resultados. :-)

La fotofobia va remitiendo, aún uso las gafas de sol por la calle pero en interior ya no, y alguna vez he salido a la calle sin ponérmelas y no me he dado cuenta hasta que ha pasado un rato, señal de que ya no me molesta tanto la luz.

El tema de que me costara un poco enfocar a ciertas distancias también va a menos, simplemente veo. Las veces que me noto forzándome para enfocar (porque pasa como con cualquier “enfermedad”, te observas más de lo que toca) es con cosas que están realmente lejos y con letras pequeñas: matrículas a bastante distancia, carteles con letra diminuta, etc. Cosas que realmente cuesta ver por muy buena vista que tengas.

Los halos por la noche persisten, aunque cada vez menos. De hecho he llegado a coger el coche por la tarde/noche y es molesto, si, pero una incomodidad, no un impedimento… a ver, no me plantearía un viaje largo por la noche, pero moverme por la ciudad… sin problemas.

La sequedad ocular tampoco es demasiada: procuro ponerme lágrima artifical cada hora pero lo que pasa, estás currando concentrado en algo, pasa “un rato” y cuando te quieres dar cuenta han pasado más de dos horas. Y no me he dado cuenta porque me molestara (bueno, alguna vez si, un poco). Eso si, el antiséptico religiosamente cuatro veces al día, ese si que no me lo salto por la cuenta que me trae. :-)

Y nada más, el viernes por la tarde revisión. A ver cómo me ven. ;-)

Por cierto, ayer me pasé por el dojo para decirles que me paso a Iaido una temporada hasta nueva orden, que como no hay combate no tengo problema con lo de “nada de deportes de riesgo ni de contacto”. ;-) Los horarios no me vienen muy bien pero bueno, al menos una vez a la semana voy a esforzarme en ir. Ahora que le había cogido el gusto al Kendo y tenía el hábito de ir no quiero dejarlo, que de aquí a mes y medio seguro que me da pereza retomarlo. :-)

Lasik

Pues ya ha pasado la operación de la vista y todo muy bien por ahora.

El día de la operación nada de nervios hasta el último instante… la operación fue a las 17:15 y curré hasta la hora de comer con lo que tenía la cabeza entretenida, y en la sala de espera estaba con la BlackBerry contestando los últimos correos del trabajo. X-D No tuve tiempo de pensar en lo que se me venía encima hasta que me pusieron la bata y gorrito verdes típicos para ir al quirófano.

La operación en sí … bueno … supongo que los que sean un poco aprensivos lo pasarán mal. Por si no sabéis de qué va (info de la clínica donde me operé, otra) se trata de cambiar la forma de la cornea con el laser para corregir el defecto que hace que la imagen no se enfoque donde toca, en la retina. Pero el laser no se aplica directamente sobre la superficie del ojo, si no (y aquí viene lo bueno que mucha gente no sabe) que se abre el ojo, se “corta” una pequeña “loncha” de unas micras de grosor sin llegar a desprenderla de un extremo para poder abrir y volver a cerrar donde iba (imaginaros una ventana), y es ahí donde se aplica el laser.

La operación es muy rápida, unos pocos minutos y son dos fases: primero el abrelatas, te mantienen el ojo abierto con unas pinzas y primero se abre un ojo y luego el otro. naranja_mecanicaLo único que tienes que hacer es estar tranquilo y mirando a un punto fijo, algo complicado porque en un momento pierdes la visión y luego (cuando te retiran la loncha de córnea) ves fatal. Se vuelven a cerrar ambos ojos (ahí vuelves a ver normal) y se pasa a otro quirófano donde está el laser. Y de nuevo primero un ojo y luego el otro: se vuelve a abrir, otra vez hay que mantener la vista fija en un punto y preparados, apunten, ¡fuego! Huele a pollo quemado. Cuando acaban con el laser en los dos ojos una revisión rápida para ver que se han cerrado bien, media hora con los ojos cerrados, una segunda revisión y a casa a permanecer con los ojos cerrados lo que queda del día. Sobra decir que: a) hay que ir acompañado; b) ese día es un roooollooooo. Pero nada más salir de la clínica, aunque ves aún bastante difuso y molesta mucho la luz, empiezas a ver por la calle que puedes leer todas las matrículas de los coches. ¡La cirugía ha hecho efecto!

El día siguiente es como volver a nacer: primero te cuesta horrores abrir los ojos porque todos los colirios que te has tenido que echar en los ojos cada hora y la mitad han acabado en la nariz porque no le has pillado el truco, se te han resecado durante la noche y tienes las pestañas y los párpados pegados y no hay forma de abrir los ojos. XDDD Pasado ese primer escollo, simplemente, ¡ves! Es una caña. Eso sí, estás fotobóbico perdío (tres días después sigo con gafas de sol a toda hora), alrededor de las luces ves halos, sobre todo de noche (esto tarda semanas en desaparecer) y a veces cuesta un poco enfocar, normal porque el ojo ahora tiene una geometría nueva y tiene que acostumbrarse a enfocar (supongo que mejor dicho el cerebro tiene que desenseñar a desaprender cómo usar el “nuevo” ojo). Nada más levantarte ya notas que ves muy bien, y según van pasando las horas vas enfocando cada vez mejor y viendo mejor a mayor distancia.

El día después de la operación, revisión: volver a verificar que la cornea ha cicatrizado bien y no se ha movido, y graduar la vista. Los típicos paneles con letras de distintos tamaños. Pues con las únicas que tuve un poco de problema (las distinguía aunque en honor a la verdad un poquito borrosas) era en la última fila del último panel. ¡¡Eso es una visión del 100%!! :-D Ahora tengo otra revisión la semana que viene y otra al mes, y deberían darme otra a los tres meses tras los cuales si todo ha ido bien te dan el alta.

Ahora lo chungo: unas semanas con gafas de sol a toda hora; una semana con un antiséptico 4 veces al día; lágrima artificial a granel, porque el ojo se reseca durante una temporada; lo de ver halos alrededor de las luces dificulta la conducción por la noche (no demasiado como para pequeños desplazamientos por la ciudad pero p.ej. no me pegaría las cuatro horas para ir a Alicante); y nada de deportes de riesgo (buceo!) ni de contacto (¡kendo! estoy pensando en pasarme a Iaido hasta que me den el alta) durante mes-mes y medio. Por lo demás, vida normal ¡sin gafas!

Organización!

Algunas personas que me conocen dicen que soy muy organizado… ¡Ja! Después de decir eso tengo mis dudas de que realmente me conozcan. :-)

Soy un auténtico desastre. Nunca sé dónde tengo las cosas. Planifico hacer mil historias y al final me quedo toda la tarde mirando cosas por Internet y no hago nada. Y al día siguiente me estreso al pensar en todo lo que quiero hacer y no encuentro tiempo para hacerlo. Me entretengo horas y horas con cualquier chorrada posponiendo algo más importante… típico informático, supongo, procrastinando a toda hora.

El caso es que alguna vez que lo he intentado, he conseguido organizarme un poco, ponerme algunas metas, y sacar cosas adelante. Sin ir más lejos algo antes del verano escribí esta lista en un simple “todo.txt”:

  • comprar moto: ¡lo hice!
  • sacar carné A: con el accidente es algo que quedó “on hold”, para este año ;-)
  • sacarme el Advanced Open Water: a medias por culpa del accidente, me quedan 3 prácticas para acabar. Digamos que hecho.
  • viaje buceo Mar Rojo: es algo que voy a hacer este año, incluso hay fecha ya para el viaje. ;-)
  • operar vista: estoy en ello, llegué a hacerme las pruebas pero también con el accidente se me desbarataron un poco los planes… el día 30 voy a repetirlas porque ya han pasado más de 3 meses.
  • cambiar de piso: hecho!
  • ir al dentista: hecho! (llevaba unos tres años sin ir)
  • apuntarme a algún curso: esto no… mmm…
  • gimnasio?: la interrogación era porque pesas no me mola. ¡Kendo! ¡Hecho!
  • apostatar: buf, a medias… carta a la iglesia y el obispado, no me moló la contestación, carta a protección de datos… no contestaron, o si contestan ya como tenían la dirección de Las Rozas… tengo que retomarlo. :-/
  • aprender a tocar la guitarra: bueno, bueno, qué mal… me compré la eléctrica en las navidades del 2007 y no he aprendido casi nada. Otra cosa que tengo que retomar.
  • dos o tres proyectos de desarrollo: ahí ahí, luego hablo más del tema. ;-)

Bueno, el caso es que la lista sirvió, para (los días que me acordaba) mirarla y recordar todas las cosas que quería hacer y que al final por culpa de los árboles no las veía. Bastantes salieron adelante. Y las que no, la lista me ayuda a recordarlas para que de éste año no pasen.

Sobre los proyectos que comentaba, llegó un momento que me organicé igual: listas, los dividí en pequeñas tareas, pequeños pasos porque vi que si iba a saco a por todo me perdía, no me centraba. Y cada día una chorradita nueva, estuve una temporada sacando las cosas adelante. Aunque al final con la mudanza y tal la cosa se detuvo y estoy ….. intentando decidirme a retomarlo. Todo es empezar.

El caso es que, por estas experiencias, estoy seguro de que por muy vago y desastre que sea, soy capaz de organizarme mejor y realmente sacar cosas adelante. Y el otro día “blogueando” entre éste y el blog de un amiguete me habló de los métodos Getting Things Done y Zen To Done. De hecho llevaba tiempo queriendo llevar a la práctica algo de esto, dese que voy en metro a currar y he recuperado el hábito de la lectura :-D estoy intentando mezclar uno de ficción y otro de ciencia, empresa o lo que sea… y un libro que tengo en la pila de pendientes es Los siete hábitos de las personas altamente efectivas.

Así que este es mi único propósito nuevo para éste año: ¡¡organización!! Estoy convencido de que si consigo no remolonear tanto en mi tiempo libre, ser consciente de lo que quiero hacer y ponerme a ello, muchas, muchas otras cosas vendrán seguidas.

Por ahora ya he empezado: me he hecho con software de GTD tanto para el Mac como el iPhone y he pasado las listas que tenía en el “todo.txt” y algún papel por el escritorio ahí. Y ya he ido añadiendo alguna cosa sobre la marcha en el iPhone. Es mi primer “reto de 30 días”: aplicar el método. :-)