Audiolibros

Hace unas semanas comentaba en el blog de un amiguete que me ha dado por los audiolibros, libros en formato mp3 que se escuchan en lugar de leerlos. Creo que es algo que mucha gente no sabe que existe, así que me he decidido a escribir sobre ello.

Recuerdo que hará unos diez años o así, al poco de entrar en la Universidad, conocí a un tipo que se sacaba unas pelas extra grabando libros en valenciano: los leía en voz alta y los grababa, en cinta por aquel entonces. Creo recordar que era para alguna iniciativa de la Generalitat para acercar los clásicos de la literatura en valenciano como el Tirant y demás a personas con discapacidades visuales o de cualquier otro tipo que les impidiera disfrutar del placer de la lectura. Me pareció algo curioso cuanto menos, pero la verdad no le presté mucho más interés al tema.

Volviendo a la actualidad, nos encontramos con que trabajo en otra ciudad a 60 Km de donde vivo. Con los atascos en la salida de la autovía, el tráfico hasta llegar al centro, etc. nadie me quita las dos horas diarias en el coche. Dos horas. Si sacáis los cálculos eso son casi dos días al mes, ¡más de veinte días al año en el coche, tres semanas y pico! ¿Cómo amenizar un poco esas dos horas diarias al volante? Lo más normal es llevar música. Cuando te cansas de la radio porque siempre ponen lo mismo, te compras un iPod y tú eliges lo que oyes. Y cuando te cansas también de tu música, ¿qué? Cuando empiezas a darte cuenta de que son horas que podrías estar haciendo otras cosas, ¿cómo aprovechas y disfrutas más esas horas que la carretera le roba a tu ya de por si escaso tiempo libre?

La gente que vive lejos del trabajo pero no tiene que conducir porque hay tren o una buena combinación de autobuses suele aprovechar mejor esas horas de tránsito: se encuentran con algún compañero y van hablando, unas veces del trabajo, otras veces de lo que han hecho el fin de semana; otros salen de casa con un libro bajo el brazo y aprovechan el trayecto para leer. Esto me hizo recordar al tipo del que hablaba antes que grababa libros: en el coche no puedo leer, pero si que puedo escuchar a alguien que me lea. Con esta premisa me puse a buscar. No recuerdo haber visto nunca audiolibros en ninguna tienda, pero ya sabéis: lo que no esté en Internet, es que no existe. En páginas de dudosa legalidad de las que todos conocemos se pueden encontrar gran cantidad de audiolibros, eso si, la mayoría en inglés, alemán o sueco. Pero no hay mal que por bien no venga, así practicamos idiomas. También está LibriVox, un proyecto colaborativo y desinteresado que ya cuenta en su haber con cientos de grabaciones de libros en varios idiomas, hechas en sus casas por voluntarios.

Hay audiolibros de varios tipos: versiones íntegras de los libros (un tocho como Dune o El Señor de los Anillos pueden durar fácilmente las 20 horas) y versiones reducidas; con un único narrador o con varios, bien alternándose los capítulos o los personajes; símplemente leídos, con mayores o menores cambios de entonación según el personaje o la situación (y la habilidad del cuentacuentos), o más interpretados, incluso con efectos de sonido, música, etc.; los hay profesionales, y los hay amateurs y gratuitos como los del proyecto LibriVox que comentaba anteriormente. Una versión íntegra de un libro, bien leída sea por un profesional o un voluntario con medios para evitar el ruido y las pausas en la grabación, es lo más parecido a estar leyendo el libro uno mismo. Pierdes el tacto del libro, el olor del papel viejo, el pasar las páginas… pero ganas en poder estar haciendo otra cosa, p.ej. conducir como es mi caso. Por supuesto el audiolibro incluye también en parte la interpretación del cuentacuentos, su actuación al leer, el énfasis que ponga en ciertas frases, etc. que en una lectura normal pondríamos nosotros mismos, y que según el caso puede mejorar la experiencia o destrozar la historia.

En el párrafo anterior he llamado al lector (¿actor?) cuentacuentos. Esto viene al hilo de que en los audiolibros de la saga El Juego de Ender hay al final una última pista por el propio autor, Orson Scott Card, comentando el libro y/o audiolibro, y en uno de ellos comenta su afición a que le cuenten historias y que de hecho, mientras escribe, visualiza sus historias más que leídas contadas de viva voz por un cuentacuentos en una plaza o similar rodeado de gente. Sobra decir que a pesar de ser un autor «de papel» le gustan los audiolibros. También cuenta en una de estas pistas extra que él también pasa a veces mucho tiempo en el coche y que suele ir escuchando algún audiolibro.

Estamos viendo día a día como la tecnología está cambiando los medios de comunicación y distribución de los mismos: ediciones digitales gratuitas de todos los diarios de tirada tanto nacional como local, con el mismo contenido que sus hermanas de papel más aparte actualizaciones contínuas; cadenas de televisión que crean sus propios canales en Youtube o Google Video para colgar las entrevistas o secciones de programas más interesantes; blogs y páginas web de particulares que llegan a convertirse en generadores de opinión tan importantes o más que los mass media de siempre. La gente cada vez lee menos en papel (o eso dicen) y más en Internet. Por otra parte, los tiempos cambian y nuestro ritmo se acelera, dejandonos más que nos pese cada vez menos tiempo para coger un libro y relajarnos leyéndolo. Mi caso de tener que conducir varias horas al día para ir y venir del trabajo es cada vez más habitual, sobre todo en las grandes ciudades. ¿Es escuchar libros, noticias o cursos en reproductor mp3 el siguiente paso en la evolución de la distribución de contenidos? ¿O son a la radio lo que las ediciones digitales a los diarios de papel? Porque aparte de los audiolibros, ahí están los podcasts, versiones en audio de los blogs y páginas de noticias, algo que aún no he probado pero con lo que creo que no tardaré en «picar».

En fin, espero que tras leer esto le pique el gusanillo a alguien y se aficione a lo de escuchar libros, o al menos que no se me tache de «estrafalario» si hago algún comentario al respecto. ;-)

9 comentarios sobre “Audiolibros”

  1. Joder Bisente, coño, lo que pasa es que en realidad eres más visionario que estrafalario, pero ten en cuenta que los que venimos de las letras puras todo lo que se asocie a Internet nos parece un mundo inalcanzable; pero tú a tu aire coño, nosotros somos en verdad unos cibertarugos, así que no decaigas en tu afición por descubrir nuevas e interesantes cosas. Y lo digo totalmente en serio. Me ha encantado la ventana esa en la que se pueden ver los discos que más te gustan. ¿Cómo podría ponerla en mi blog? Por favor, ayuda a un cibertarugo. Un saludo.

  2. Ya se que lo de «estrafalario» iba de coña, o cuanto menos con cariño. De ahí el guiño al final del párrafo. ;-)

    Respecto a lo de las carátulas, funciona con last.fm. No sé si sabes de qué va: te instalas un plugin en el WinAMP o el programa que uses para escuchar MP3 y va publicando cada canción que escuchas. En función de esto va haciendo tu historial, calcula tu «top 10» de canciones, artístas, discos, etc.; busca otros usuarios del servicio con gustos similares; te recomienda grupos parecidos… te haces una idea. Y todo completamente dinámico según vas escuchando una canción detrás de otra.

    ¿Al final tienes Internet en casa? Si es así, créate un usuario y te instalas el software:

    http://www.last.fm/tools/downloads/?showplatform=Windows

    y si quieres ya me encargo yo uno de estos días de instalarte los plugins para el blog. Tanto el de las carátulas al que hacías referenica como el de arriba que muestra las 10 últimas canciones que he escuchado funcionan contra la base de datos de last.fm.

  3. Hola Lamberto,

    la verdad es que hace muy poco que descubrí vuestra página. Hasta ahora me había centrado más en audiolibros en inglés, por aquello de practicar el idioma. Pero a raíz de escribir éste artículo y que algún amigo se interesara por el tema he estado buscando más páginas, sobre todo con contenido en español, para preparar otro artículo relacionado con enlaces a páginas de audiolibros entre los que por supuesto habrá uno a http://www.leerescuchando.com.

    Me parece una iniciativa encomiable, tenéis una selección bastante interesante de clásicos tanto de la literatura española (El Quijote, El Lazarillo…) como internacional (Poe, Wilde…) y veo que recientemente os habéis marcado la meta de publicar nuevo material a diario. Seguid así.

    Saludos y muchas gracias por Leer Escuchando.

  4. Hola,

    muchas gracias por tu respuesta. Seguiremos publicando la gran mayoría (unas pocas no tienen la suficiente calidad en audio/narración) de las aportaciones recibidas, material suficiente para publicar más de un archivo diario.

    Saludos y hasta pronto,
    Lamberto

  5. Pues yo me entretengo de vez en cuando en la Audioteka, le metieron un buen lavado de cara (supongo que con motivo del Mobilegeddon de Google de Abril) y la verdad, sale ganando… Si te pica puedes visitarla en http://audioteka.com/es, hay de todo que me lo quitan de las manos :)
    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.