Los Angeles 2019

blade_runner_poster.jpgAsí empieza la que sin duda es mi película favorita, que coincidiendo con su 25 aniversario (hoy) va a ser reeditada éste otoño en un pack DVD de lujo con un nuevo montaje (y van… ¿cuatro?), y espero que sea reestrenada en el cine aunque sólo dure en cartel una semana, por poderme dar el gustazo de ver ésta auténtica obra maestra en pantalla grande igual que pude hacer hace unos años con Alien y la trilogía original de Star Wars.


Recuerdo la primera vez que vi Blade Runner: yo tendría unos diez años y debió ser la primera vez que la hicieron por la tele, por TVE1 creo recordar. Empezó a las tantas de la noche y debió de acabar bien entrada la medianoche, pero no pude apartarme de la pantalla en sus casi dos horas de metraje. Ni que decir tiene que no entendí nada, pero quedé fascinado con el ambiente y la estética de la película, y de alguna forma me dí cuenta de que era distinto a todo lo que había visto antes y que había mucho más donde rascar: a esa edad ya era un friki de la ciencia-ficción, y acostumbrado a los ositos mimosines de El Retorno del Jedi era el primer bocado de sci-fi “hard” que probaba. En cambio a mi madre, cinéfila también y que se quedó conmigo a verla, no le gustó. No la entendió, y desde entonces se referiría a ella como “la película de Indy en la que siempre es de noche y siempre está lloviendo”.

Después de ésta primera visualización tardé años en volver a ver la película, ya que en mi casa no había video (cosas de mis padres…) hasta que a base de ahorrar estrenas de Navidad y demás me pude comprar yo uno, y finalmente un amigo me pasó una copia grabada de Canal +, a ésas alturas ya del “Director’s Cut” del 92. Tras numerosas sesiones con esa cinta VHS vino la edición en DVD que vio la luz hace ya bastantes años, en versión original subtitulada, culpable de que me sepa los diálogos mejor en inglés que en español a fuerza de haberla visto una y otra y otra vez.

Ridley Scott (izq.) y PKD (drcha.)En alguna de éstas múltiples sesiones destapé otra caja de Pandora al fijarme en los créditos y ver que la película estaba basada en un libro de un tal Philip K. Dick: tras una visita a la biblioteca volví a casa con Una mirada a la oscuridad (A Scanner Darkly) entre mis manos. Pero eso es otra historia…

Blade Runner nos sitúa en un futuro cada vez más cercano (2019, aunque la historia original ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? transcurre en 1992) y plausible, con mega-corporaciones que lo controlan todo, y en el que la Tierra se ha convertido en un vertedero radiactivo, motivo por el que gran cantidad de personas emigran a colonias extra-planetarias. En las viejas ciudades sólo quedan los nostálgicos de tiempos mejores, los descreídos de un futuro mejor, y los discapacitados no aptos para el viaje y el trabajo en las colonias.

Una de éstas mega-corporaciones, la Tyrell Corp., fabrica los androides de la serie Nexus: fembots_ss_brunner.jpgunos seres “superiores en fuerza y agilidad, y al menos iguales en inteligencia, a los ingenieros genéticos que los crearon”. La mayoría de éstos “replicantes” se usan para trabajos forzados en las colonias, otros (otras) como objetos sexuales, etc. Tras una fuga de un grupo de ellos causando varias muertes se les proscribe en la Tierra bajo pena de muerte, y se crea el cuerpo policial de Blade Runners, encargados de localizar y matar cualquier replicante huido: “A esto no se le llamó asesinato. Se le llamó retiro”.

Éstas son las bases de la sociedad en la que nos sitúa la película. A partir de aquí se mueve a varios niveles. En el más superficial nos encontramos con una película policíaca ambientada en el futuro, con tintes de cine negro del de antes: el detectiveblade_runner_7.jpg solitario y huraño que está de vuelta de todo, la misión aparentemente sencilla de dar caza a un grupo de replicantes que se complica, la chica que resulta ser parte del problema… La película tiene una estética muy oscura, inconfundible e imitada infinidad de veces desde entonces (el mítico ventilador que con su rotación va iluminando jirones de humo…) La banda sonora, impecable, corre a cargo del genial Vangelis.

A otro nivel, digamos tecnológico, la “ciencia” de la ciencia-ficción, aparte de los coches voladores nos encontramos sobre todo con los replicantes, creados por medios de la ingeniería genética. Ésto es algo que años después de la “oveja Dolly” no parece tan novedoso, pero en 1982 cuando se estrenó la película era ciencia-ficción. Hay multitud de información sobre los replicantes que prueban el extremo cuidado en los detalles de la historia: si éstos seres se “fabrican” ya en una edad adulta, se hace necesario “implantarles” recuerdos artificiales para que tengan una base emocional; para evitar problemas si su inteligencia les lleva a desarrollar una consciencia de grupo y revelarse en masa, ¿qué mejor que ponerles una “fecha de caducidad” de cuatro años?; por otra parte, si son idénticos por fuera a los humanos, ¿cómo diferenciarlos, si no estudiando su respuesta emocional “atrofiada” frente a situaciones y recuerdos con una importante carga social o emocional? “¿Nunca ha retirado a un humano por error?”

Por último, como toda la buena ciencia-ficción, Blade Runner tiene una carga filosófica muy importante y profunda: ¿qué derecho tenemos a crear seres conscientes y con sentimientos, y negarles todo tipo de derechos? Llegadas éstas creaciones a un punto de perfección física y mental, ¿qué es lo que nos diferenciaría de ellos? Dicho de otra forma, ¿qué es lo que nos hace ser humanos? ¿Qué es lo que nos diferencia del resto de animales? bladerunner_unicorn.jpg¿La consciencia? Si éstos seres, aunque sean artificiales son inteligentes y conscientes de si mismos y lo que les rodea, ¿por qué no considerarlos humanos? ¿Los sentimientos? ¿La empatía? ¿Y si los replicantes demuestran con el tiempo ser capaces de desarrollarlos? Es más, en una sociedad con humanos y replicantes, ¿cómo podemos llegar a saber si nosotros mismos somos humanos, o replicantes con recuerdos implantados de la infancia de otros? Es el “pienso, luego existo” de Descartes (¿Deckard?) llevado un paso más allá. ¿Se pregunta en algún momento el protagonista su naturaleza? Tal vez en la escena del piano, con el whisky, cuando sueña con el unicornio…

La película comparte con el libro un hilo central (la persecución de los pkd-do-androids-dream-of-electric-sheep.pngreplicantes) pero pierde (y gana) en otros argumentos. El libro se adentra más en ésta sociedad futura decadente, por ejemplo en el hecho de que tener un animal real es un símbolo de estatus social, y en una especie de religión llamada “mercerismo”. También hace pasar al protagonista por situaciones auténticamente Kafkianas (“¿Dickianas?”) en las que una “policía de la policía” le persigue acusándole de ser él mismo un replicante, momento en el que Deckard llega a dudar de sí mismo. En la película éste toque es mucho más sutil, de la mano de Gaff y sus origamis. La película también incide más en el lado más humano de los replicantes, como en la secuencia final de la muerte de Batty (que por cierto, la parrafada de las “lágrimas en la lluvia” fue improvisada por Hauer).

“No sé por qué me salvó la vida. Quizás en esos últimos momentos amaba la vida más de lo que la había amado nunca. No sólo su vida: la vida de todos. Mi vida. Todo lo que él quería eran las mismas respuestas que todos buscamos: de dónde vengo, adónde voy, cuánto tiempo me queda… Todo lo que yo podía hacer era sentarme allí y verle morir.”

En resumen, una obra maestra que pasó sin pena ni gloria (o mejor dicho, con más pena que gloria) en el momento de su estreno, pero que desde entonces ha ganado toda una legión de seguidores que la han (hemos) elevado a película de culto, y ha hecho correr ríos y ríos de tinta en forma de libros y documentales tanto sobre la película y la historia que cuenta en sí, como sobre su complejo rodaje lleno de problemas.

4 comentarios sobre “Los Angeles 2019”

  1. he de reconocer que esta peli sólo la he visto una vez, pero lo que más recuerdo era la ambientación, no sé, esa extraña atmosfera… una de esas pelis para las que no pasa el tiempo.

    En cuanto a esa edición super-mega-ultra especial… es necesario añadirle y mejorarle los efectos especiales?.

  2. Si te pete verla en VOS, te paso el DVD. Parece mentira que a éstas alturas aún no haya una edición en Apañó. Aunque pa eso casi te bajas del emule el típico DVDRIP con sonido “machambrao” de TV, VHS o Laserdisc.

    La edición especial estoy deseando que salga más que nada por los extras, que se añada o modifique alguna escena la verdad es que a estas alturas MeLaSuda!(tm). Lo de efectos mejorados… lo veo una chorrada, la verdad. Los efectos en su día ya eran buenos, a base de maquetas, miniaturas, fondos pintados y demás, pero con un resultado final mucho más creíble que muchos FX por ordenador de los de hoy en día. Total, de lo que más se queja la gente es de que en alguna escena se ven los cables que sostienen los coches (si paras el fotograma nº nosequé y te fijas en la esquina….)

  3. Buenas. No se si os puede llegar a interesar pero ahi va. Tengo unas laminas de cine de blade runner de 25 años de antiguedad, vamos, que son del mismo estreno. Son esas laminas que se ponen en el exterior de las salas para que el publico vea algun fotograma de la pelicula.

    son 4:

    – daryl hanna sentada en cuclillas, con media barbie cogida de los pelos, y ella maquillada y vestida como si fuera una muñeca. La cual veo que teneis puesta la foto en este blog.
    – la replicante de la cual se enamora harrison ford (deckard) , mientras fuma.
    – harrison ford lleno de escombros, en medio de la pelea con rutger hauer (batty) antes de perder la pistola.
    – y esta para mi es la mas guapa, rutger hauer cuando esta acosando a harrison ford, a contraluz agarrando una alambrada.

    Vinieron, como no, de la warner U.S.A, por la LADD COMPANY RELEASE IN ASSOCIATION WITH SIR RUN RUN SHOW. Y despues estan serigrafiadas por la warner española.
    Si a algun coleccionista o a alguien le puede interesar escrbirme a courga@hotmail.com
    Esto no es Spam ni nada por el estilo, ni soy de ningun tipo de tienda, soy un particular el cual tuvo suerte al recibir estas laminas de manos de un conocido. Yo vivo en Barcelona. Si veis molesto este correo borrarlo y ruego disculpar en tal caso las molestias.Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.