Coser un huevo y freír un botón

Segundo post del día, antes de que me entre pereza y deje por comentar mi hazaña:

Hoy, con treinta tacos y nueve meses, he marcado un nuevo hito en mi vida. ¡He cosido un botón! Y no contento con la experiencia, la he repetido. Tres veces. (O visto de otra forma, llevaba un tiempo retrasando lo inevitable y tenía ya tres camisas inmovilizadas a falta de un botón…)

En un chino me he hecho por el módico precio de 1 leuro con lo que podríamos denominar el «kit de costura del Rodriguez», compuesto por:

  • 50 diminutas bobinas de hilo de otros tantos colores (aunque juraría que los hay repe)
  • dos agujas
  • dos imperdibles
  • cuatro botones
  • unas tijeras de juguete que se han roto a la primera de cambio, aunque para eso tengo mis fieles tijeras de electricista que igual sirven para un roto que para un descosido (¿habéis visto qué chiste fácil más bien traído?)

Armado con éstos utensilios me he puesto manos a la obra, y la verdad es que estoy orgulloso del resultado. Sobre todo del último, que era en el puño de una camisa y la tela se había llegado a deshilachar: la he zurcido como he podido y he cosido el botón un poco más allá de su posición original, lo justo para tapar en la medida de lo posible el desaguisado anterior pero suficientemente alejado como para no continuarlo al primer tirón. Y la verdad es que «lo he borado» (¿veis? otra vez. Hoy estoy sembrao)

¿Quién sabe? Igual le cojo el gusto y éste ha sido mi primer contacto con una nueva profesión que hasta ahora ni me había planteado. Hay una «Retoucherie» aquí al lado, igual mañana les dejo el currículum…

Quick update

Joder, me estoy dejando, una semana entera sin actualizar… a ver, resumen rápido de éstos últimos días por los Mandriles:

El viernes me lo dieron libre en el trabajo porque el fin de semana anterior me tocó pringar (si, a penas llevo un mes y ya estamos así, pero no tuve ni que pedir el día libre, me lo ofrecieron directamente que es un detalle) y aprovechando que todos teníamos puente vinieron unos amigos de Alicante, así que esos cuatro días estuve acompañado. Destacar principalmente el pedazo de HOMENAJE que nos pegamos Alberto y yo en El Escorial el viernes: un bogavante y dos cachos de cohinillo cada uno. Buffff… Y el fin de semana de fiesta por Madrid, que aún no había tenido ocasión.

Esta semana voy un poco de culo porque hasta el 21 estamos con un curso de inglés en la empresa, de éstos subvencionados, que es de 14 a 16, en las dos horas de comer. Así que me toca comer en 5 minutos y me tiro chorrocientas horas en la oficina. Además el curso por ahora es un poco rollete. En fin…

Y el viernes me voy para Alicante a la cena de empresa de RenR donde estuve trabajando hasta hace un mes. Miedo me da la que se puede liar. :D Y la semana que viene el día 20 tengo la de aquí. xD

Eso es todo por ahora así en cinco minutos. A ver si retomo el ritmo de actualización del blog…