Inmersión en el Cabo de Palos

El viernes 21 por la tarde estuve buceando en la reserva del Cabo de Palos con la gente de Aquaventura y del Centro de Buceo Naranjito.

Nada más llegar nos informaron de que había algo de corriente en la superficie que podía dificultar la inmersión, aunque pasando los 7m o así ya se estaba bien. Así que había que decidirse: arriesgarse y ver cómo estaba el mar, o volverse a Alicante después de hacer 130Km con el rabo entre las piernas. Está claro que fuimos al agua. :)

#GMAP_SIT(«-0.670166@37.64618|13|102760741917115417098.000438ef84432cfc789d4|510|300»)#

La inmersión que hicimos fue la del «bajo de dentro«. Entramos en el agua sobre las 16:50, y descendimos sin soltarnos del cabo de amarre porque si que había bastante corriente. Una vez bajo procuramos ir siempre pegados a la pared de roca para protegernos de la corriente, aunque de vez en cuando teníamos que subir para pasar de un lado a otro.

Es una de las inmersiones más chulas que he hecho por ahora, me recuerda bastante a La Llosa de Benidorm pero con muchísima más vida. Vimos unas 4327 barracudas y 3843 meros (cálculos estimados de Jose después de contar todos los ojos y dividir entre dos), morenas, congrios… También pasamos por una pequeña cueva en forma de chimenea ligeramente en espiral, que fuimos descendiendo hasta salir por la base. Tocamos los 22,4m de profundidad y comenzamos a ascender, jugando de vez en cuando con la corriente.

Jugando… jeje… nos íbamos a hartar. Lo chungo fue la vuelta al barco. Una corriente enorme, peor que durante el descenso. Bajo el agua sobre los 5m de profundidad ya costaba no soltarse del cabo durante los 3 minutos de parada de seguridad y luego durante la ascensión. Pero es que una vez en la superficie era una locura tanto el oleaje como la fuerza de la corriente. Nos costó a todos bastante subir de vuelta al barco, encima hubo un par de @#$% que se quedaron haciendo el tonto en la escalerilla un rato mientras los demás esperábamos todavía en el agua cogidos de los cabos de la barca. Acabé reventado, de hecho todavía me duelen los brazos (acojonante), pero la inmersión valió la pena. :)