El lubricante del futuro

A veces me planteo si vale la pena romperse los cuernos en la lucha contra el SPAM: es una carrera de fondo a ver quién puede más, y de vez en cuando, como sucede con la publicidad «legítima», los creativos se lo curran y consiguen un anuncio que te arranca una sonrisa (un lagrimón en este caso).

Os juro por Snoopy que ésto no es una cafrada mía, me acaba de llegar al correo de GMail. Haced click en el Terminator para ver a lo que me refiero. No apto para menores, espíritus sensibles ni para los que no quieran ver tambalearse un mito del cine.