Historia de los espaguetis

Después de tanta polémica con Bolonia, la huelga y los colegios, Ricardo Galli ha publicado un interesantísimo artículo (y bastante largo) sobre la historia de los colegios, las universidades y las profesiones. Quien quiera poner todo ésto en perspectiva, que se arme de paciencia y un buen rato y lo lea, y luego saque sus propias conclusiones. Se podrá estar de acuerdo o no con las conclusiones de Ricardo, pero sin duda el repaso histórico de cómo hemos llegado donde estamos es muy interesante para cualquiera con un poquito de interés en el por qué de la situación actual (¿cómo era eso de que «quien no conoce la Historia está condenado a repetirla»?).

Por cierto, que uno de los comentarios hace referencia a un detalle que todo el mundo que se ha movilizado éstos días al grito de «¡fuego!» ha pasado por alto: si lo que queremos es salir de la «precariedad laboral» de la que muchos se quejan, con horarios rocambolescos, guardias, turnos, llamadas a las tantas de la noche o en fines de semana cuando algo explota… necesarios, pero sin regular, lo que nos hace falta es UN CONVENIO que refleje nuestra realidad laboral y poder salir de una vez del de oficinas y despachos (ya me gustaría a mí tener horario de 9 a 18, o mejor, de 8 a 15) y dejarnos de historias. Con eso si que estaría de acuerdo y eso si que ayudaría a mejorar nuestra situación laboral, no un colegio que lo único que va a promover es la exclusión de la profesión de personas muy válidas y con mucha más experiencia que la mayoría de los que tenemos una carrera mientras que veríamos como unos pocos (la panda de @#$%&! de siempre) consigue más poder y nos sigue mangoneando con una sonrisa y muy buenas palabras.