Historia de los espaguetis

Después de tanta polémica con Bolonia, la huelga y los colegios, Ricardo Galli ha publicado un interesantísimo artículo (y bastante largo) sobre la historia de los colegios, las universidades y las profesiones. Quien quiera poner todo ésto en perspectiva, que se arme de paciencia y un buen rato y lo lea, y luego saque sus propias conclusiones. Se podrá estar de acuerdo o no con las conclusiones de Ricardo, pero sin duda el repaso histórico de cómo hemos llegado donde estamos es muy interesante para cualquiera con un poquito de interés en el por qué de la situación actual (¿cómo era eso de que «quien no conoce la Historia está condenado a repetirla»?).

Por cierto, que uno de los comentarios hace referencia a un detalle que todo el mundo que se ha movilizado éstos días al grito de «¡fuego!» ha pasado por alto: si lo que queremos es salir de la «precariedad laboral» de la que muchos se quejan, con horarios rocambolescos, guardias, turnos, llamadas a las tantas de la noche o en fines de semana cuando algo explota… necesarios, pero sin regular, lo que nos hace falta es UN CONVENIO que refleje nuestra realidad laboral y poder salir de una vez del de oficinas y despachos (ya me gustaría a mí tener horario de 9 a 18, o mejor, de 8 a 15) y dejarnos de historias. Con eso si que estaría de acuerdo y eso si que ayudaría a mejorar nuestra situación laboral, no un colegio que lo único que va a promover es la exclusión de la profesión de personas muy válidas y con mucha más experiencia que la mayoría de los que tenemos una carrera mientras que veríamos como unos pocos (la panda de @#$%&! de siempre) consigue más poder y nos sigue mangoneando con una sonrisa y muy buenas palabras.

3 comentarios sobre “Historia de los espaguetis”

  1. Ayer me leí el articulito de Galli (desde que lo mencionaste la otra vez lo sigo de cerca).
    Me pareció interesante pero, como él mismo dice al principio, tiene toda la pinta de no haber acabado de escribirlo y resulta un poco confuso. Muy interesante, pero deficientemente hilado para llegar a las conclusiones.

    La última parte es donde pone el dedo en la llaga criticando esta movilización. Como tú tb apuntas, el problema de la profesión (al menos el que más preocupa a la gente) es LABORAL y por tanto las soluciones tienen que venir por vía de sindicatos. No tiene nada que ver la educación ni la reforma europea aquí. Y desde luego la solución no es dar atribuciones a los informáticos solo porque otros las tengan aunque no deberían (como dice Galli, dos errores no hacen un acierto).

    Es verdad que en la formación universitaria hay problemas serios, pero esos no se plantean. A nadie parece preocuparle el deficiente nivel de conocimientos que se adquiere en la universidad. Ni siquiera a quienes deberían velar por la reputación y competencia de los profesionales a los que dicen representar (los colegios). En lugar de plantear soluciones para la mejora de la formación continua y cualificación de los informáticos se limitan a perseguir el dichoso tema de las atribuciones.

    Lo único «positivo» de esta movilización es que se ha visto que podemos hacer ruido. Aunque hasta eso lo veo cuestionable viendo CÓMO ha empezado el tinglado. No tiene mucho mérito ser capaces de juntarnos, y si lo tiene no es nuestro. Un pastor para juntar todo un rebaño de ovejas solo necesita de un chucho que ladre fuerte aunque sea visiblemente enano y raquítico.

  2. @Rabine: Si, el artículo es largo y como dices se nota que no lo ha acabado de perfilar del todo. Pero aún así, muy interesante.

    Y bueno, la huelga y demás de estos días… harto estoy de discutirlo por mail con varios amigos. Dejando a un lado que no estoy de acuerdo ni con colegios ni atribuciones, y que no acabo de tener claro si el rollo de la equiparación de los estudios con Europa (que es de lo que de verdad iba Bolonia) es positivo o no, lo que de verdad me ponía de mala uva es lo que tu dices, el cómo se ha movido todo esto. En base a mentiras. Así que no cuenten conmigo, ni siquiera para apoyar por solidaridad.

    Lo bueno es que la gente vale que no escuche tus argumentos o no quiera aceptar que pienses de otra forma, pero es que tan cegados estaban por el «fuego» y el «vamos a reclamar» y «la dignidad de la profesión» que no querían ver que todo empezó a moverse con mentiras. Más de uno cuando se lo he dicho me lo ha negado (pero si hasta quitaron la lista de «los títulos no van a valer nada», «no vamos a poder ir a Europa» etc de la página!!!!).

    Lamentable el poco espíritu crítico de nuestra generación, tío. :-(

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.