Me han dado por detrás

En fin, una experiencia nueva, tenía que pasar antes o después… por lo menos no me ha dolido, que con estas cosas nunca se sabe, depende de lo fuerte que te den. Y el otro se portó bien dentro de lo que cabe. A él sólo le goteaba un poco por delante, a mí… ¡el parachoques de atrás abollado y la puerta del maletero metida para dentro y no se abre! ¿O qué os pensabais? :-P

Hay que joerse, estoy en racha: doce años de carnet sin ningún accidente, y ahora dos (el de la moto y este) en cuestión de meses. Y ninguno culpa mía, en los dos casos me han dado. :-/

Ayer subí a Alcoy a ver a unos amiguetes y volviendo para Alicante, en el Barranc de la Batalla sabéis que a veces se hacen pequeñas retenciones sin venir a cuento. Lo típico que el de delante va un poco lento, se empieza a hacer cola, alguien frena y todos a frenar como locos y poner las luces de seguridad porque van nerviositos y oliéndole el culo al de delante sin dejar nada de distancia, y en el momento que todos se relajan se vuelve a circular con normalidad porque realmente no ha pasado nada, sólo era un tío que probablemente iba a la velocidad que marcan las señales en vez de 20km/h más rápido…

Pues al volver una de las curvas del barranco cinco o seis coches delante de mí todos parados y con las luces. Aminoro, pongo las luces de seguridad y me digo «estoy justo detrás de una curva, mejor no me acerco mucho al de delante porque verás como viene alguien por detrás y como me acerque demasiado y me dé hacemos el trenecito…» Efectivamente. Hice bien en mantener la distancia porque así y todo estuve a punto de darle yo también al de delante. Y fue darme el golpe, y deshacerse el «atasco».

En fin… parte amistoso y ahora me toca mandarlo por fax, ooootra vez papeleos con el seguro. Agh. :-/ Por lo menos el coche no está mal, sólo que no puedo abrir el maletero. Como ahora pinche y me toque poner la de repuesto me voy a cagar en todo lo que se menea. Y si me voy a bucear el fin de semana me tocará sacar los plomos tumbando los asientos de atrás para acceder por delante al maletero. XD

Seguridad "presencial" con Bluetooth en Linux

Estoy aprovechando estos días para «maquear» un portátil nuevo que me han dado en el curro, y he dado con un programa curioso: blueproximity.

¿Cuántas veces os habéis levantado de delante del ordenador sin bloquear la pantalla y algún compañero gracioso os ha gastado alguna jugarreta (enviar un mail con vuestra cuenta expresando vuestro amor incondicional por el resto de la plantilla, definir un alias ls=»rm -ri /», o algo así)? ¿O estando en un cliente, se ha quedado información sensible en la pantalla mientras habéis ido a por el café? A mi ya me han gastado más de una de estas con lo que ya tengo el hábito de antes de levantarme, bloquear yo la pantalla. Sin embargo una solución automática no está de más.

La idea detrás de blueproximity es sencilla: bloquear automáticamente la pantalla si no estáis cerca, emparejándose con un dispositivo bluetooth (vuestro móvil) y en función de su proximidad activar o desactivar el salvapantallas. Simple y efectivo. Ahora el problema es si os olvidáis de coger el móvil al bajar a por el café. XD

aptitude purge iglesia

Ya está: he abandonado oficialmente la Iglesia Católica.

Hacía mucho tiempo que me rondaba la cabeza apostatar, ya que no creo en Dios y aún mucho menos en la Iglesia. Ya conté en junio que mandé un par de cartas al obispado y a la parroquia donde me bautizaron, el primer paso para informar a la Iglesia del abandono de su fe. A esas cartas me respondieron del obispado con otra, dándome dos opciones para ratificar mi decisión: presentarme en persona o mandar por correo otra solicitud verificada por un notario. Viviendo en Madrid lo de ir a Alicante para hacer éste trámite no entraba en mis planes y no me daba la gana liarme con notarios (que lo paguen ellos), así que envié una carta a la Agencia Española de Protección de Datos para que mediara en el asunto. El caso es que de la AEPD nunca más se supo, y entre el accidente y luego la mudanza, el tema volvió a quedar en background.

Hasta ahora: esta semana de vacaciones en Alicante me he planificado hacer bastantes cosas, y una de ellas (la primera de hecho, por si venían con líos y papeleos) era ir en persona al Obispado a ratificar mi solicitud de apostasía. La verdad es que esperaba que me pusieran pegas, después de que en septiembre el Tribunal Supremo admitiera un recurso de la Iglesia contra la resolución anterior de la AEPD respecto a la tramitación de las apostasías. Pero no, todo ha ido como la seda: «¿mandaste ya una solicitud por correo?» «si, mira, en tal fecha, y aquí tengo vuestra respuesta» «vale, espera que busque tu expediente …. (tenían bastantes) …. aquí está, dame cinco minutos que preparo los documentos».

Y ya está, ni me han pedido el DNI (ya tenían una fotocopia que les mandé) ni nada. Firma en la diligencia por la cual ratifico mi decisión de abandonar la Iglesia, firma de ellos en la petición a la Parroquia para que haga la anotación pertinente en mi partida de bautismo («Declaró el abandono formal de la Iglesia el día 19 de enero de 2009 en la Diócesis de Orihuela-Alicante») y que elimine mis datos de cualquier otro listado en el que los pudieran tener, y fotocopia de ambos documentos para mí.

Oficialmente ya no entro en ninguna estadística del número de personas creyentes en este país.