Google, reinventando Internet III: el DNS

Después de dar alternativas a los protocolos SMTP (Wave) y HTTP (SPDY), le ha tocado el turno al otro caballo de batalla de Internet: el DNS. Mucha gente no le da a este protocolo la importancia que se merece, pero muchas páginas que tienen problemas de rendimiento son por culpa de una mala gestión del DNS, suya o del dominio de algún elemento que tengan en la página (publicidad sobre todo).

Google ha anunciado en su blog oficial la disponibilidad de su nuevo servidor de DNS público. Esta vez no han inventado un nuevo protocolo, simplemente han añadido a su servidor una serie de optimizaciones como gestión compartida de caché entre todo el cluster (que a saber lo grande que es, con lo que va a estar cacheado ¿todo?) y pre-fetching, amén de unas cuantas medidas de seguridad para prevenir ataques DoS y de envenenamiento de cachés.

Esta vez no hay código, parece ser que esto es sólo un servicio gestionado. Las IPs de los DNS de Google son:

  • 8.8.8.8
  • 8.8.4.4

Puede ser una buena alternativa al DNS de tu ISP (la mitad hacen aguas) o a OpenDNS, que se granjeó bastantes enemistades cuando empezaron a redirigir el tráfico de dominios que no existían (y curiosamente, el de Google también) a páginas suyas. Por supuesto, esto va a levantar otra oleada de opiniones anti-Gran-Google-Hermano: si usas el servidor de DNS de Google, van a saber todos los dominios que visites. No cada página individual, pero si cada dominio. Y es que como (¿casi?) todo lo que hace Google, parece que tiene la doble intención de conseguir más y más información sobre los hábitos de los usuarios en Internet para afinar aún más su maquinaria de AdWords/AdSense.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.