Archivo de la etiqueta: Cabo Palos

Seis inmersiones en un fin de semana

Fin de semana de buceo de los buenos en Alicante. Aprovechando que el viernes era fiesta en Madrid, el jueves por la noche tiré para casa. Inmersiones:

  • Viernes por la mañana, dos en Cala Palmera de prácticas de orientación con brújula: seguir rumbos simples durante 1 ó 2 minutos, y volver atrás; y rumbos dobles, 1 minuto en un rumbo, dejas un testigo, y otro minuto en otro rumbo, y luego deshacer los dos caminos sin perderse. Le cogí el truco bastante bien a la brújula, no tanto a la orientación natural (soy bastante despistado y me cuesta fijarme y recordar características del sitio por el que voy…)
  • Viernes por la noche: nocturna en la isla de Benidorm. Acojonante, mi primera nocturna, toda una experiencia. Al principio un lío hasta que vas cogiendo referencias para reconocer al compañero de entre el resto de lucecitas bajo el agua (el color de la luz testigo en la grifería, alguna marca en el traje), y para no perderse del instructor. Pero a la de 10-15 minutos ya le coges el truco y como pez en el agua (nunca mejor dicho). Muy distinta a una inmersión diurna, p.ej. los pulpos en vez de estar metidos en la roca los ves por ahí nadando o moviéndose por el suelo, tipos de peces distintos y (curioso) peces quietos, sobando. XD
  • Sábado por la tarde: la mejor inmersión que he hecho por ahora, y van 31. Cabo de Palos, bajo de dentro y las agujas. IMPRESIONANTE la cantidad de meros ENORMES y bancos de barracudas, y sobre todo que no se asustaban, pasabas a su lado y tan panchos. :-D También vimos dos milanos, uno a ras de fondo y el otro «volando». Preciosos. Y todo ésto con una visibilidad buenísima y sin nada de corriente, que mi anterior inmersión aquí fue un auténtico infierno.
  • Domingo por la tarde: la clásica inmersión doble, isla de Benidorm y Llosa. Entre que ya me conozco el sitio y después de la del sábado, me supo a poco. :-/

Lo peor: volver a Madrid con toda la caravana… salí de Benidorm a las 20:30 y llegué a casa a las 3:00!!!! Lo más estrambótico de la vuelta, media hora en una gasolinera porque estaban con el cambio de turno y entre unos y otros no se aclaraban para desbloquear los surtidores y poner la cantidad que querías, y mientras haciéndose una cola impresionante y la gente poniéndose más y más nerviosa. En fin, es lo que tiene los puentes.

Inmersión en el Cabo de Palos

El viernes 21 por la tarde estuve buceando en la reserva del Cabo de Palos con la gente de Aquaventura y del Centro de Buceo Naranjito.

Nada más llegar nos informaron de que había algo de corriente en la superficie que podía dificultar la inmersión, aunque pasando los 7m o así ya se estaba bien. Así que había que decidirse: arriesgarse y ver cómo estaba el mar, o volverse a Alicante después de hacer 130Km con el rabo entre las piernas. Está claro que fuimos al agua. :)

#GMAP_SIT(«-0.670166@37.64618|13|102760741917115417098.000438ef84432cfc789d4|510|300»)#

La inmersión que hicimos fue la del «bajo de dentro«. Entramos en el agua sobre las 16:50, y descendimos sin soltarnos del cabo de amarre porque si que había bastante corriente. Una vez bajo procuramos ir siempre pegados a la pared de roca para protegernos de la corriente, aunque de vez en cuando teníamos que subir para pasar de un lado a otro.

Es una de las inmersiones más chulas que he hecho por ahora, me recuerda bastante a La Llosa de Benidorm pero con muchísima más vida. Vimos unas 4327 barracudas y 3843 meros (cálculos estimados de Jose después de contar todos los ojos y dividir entre dos), morenas, congrios… También pasamos por una pequeña cueva en forma de chimenea ligeramente en espiral, que fuimos descendiendo hasta salir por la base. Tocamos los 22,4m de profundidad y comenzamos a ascender, jugando de vez en cuando con la corriente.

Jugando… jeje… nos íbamos a hartar. Lo chungo fue la vuelta al barco. Una corriente enorme, peor que durante el descenso. Bajo el agua sobre los 5m de profundidad ya costaba no soltarse del cabo durante los 3 minutos de parada de seguridad y luego durante la ascensión. Pero es que una vez en la superficie era una locura tanto el oleaje como la fuerza de la corriente. Nos costó a todos bastante subir de vuelta al barco, encima hubo un par de @#$% que se quedaron haciendo el tonto en la escalerilla un rato mientras los demás esperábamos todavía en el agua cogidos de los cabos de la barca. Acabé reventado, de hecho todavía me duelen los brazos (acojonante), pero la inmersión valió la pena. :)