Archivo de la etiqueta: corriente

Primera inmersión del año

Llevaba sin bucear desde diciembre, y hoy pese al tiempo (pronóstico chungo, lluvia a primera hora de la mañana, nublado, algo de viento …) he vuelto a bajar a La Llosa por enésima vez.

Como decía a primera hora (8am… viendo la F1) estaba lloviendo así que antes de salir para la Vila he llamado a Jose para confirmar si buceábamos o no. Me ha dicho que si y para allá que me voy (ya había dejado de llover). Nubes, eso si, y frío para los días tan buenos que estaba haciendo. Nos vestimos, al barco y rumbo a la isla. ¡¡Daba frío sólo del agua que salpicaba por el camino!! Y por el camino empezamos a ver uno de los problemas: olas. Viento de Levante que traía más agua hacia nosotros.

Fondeamos, y acabando de equiparnos entre que el traje semi-seco me aprieta bastante el cuello y el movimiento de las olas me agobio un poco… no llego a marearme pero casi. Solución fácil, acabo de equiparme rápido y ¡al agua!

16º según el ordenador en superficie, seguro que a más profundidad hay algún grado menos… la verdad con el semi-seco se llevan muy bien estas temperaturas. Bueno, a por el cabo porque con el oleaje es un coñazo estar aleteando en superficie. Nos juntamos todos y para abajo.

Mala visibilidad. Vale, tal vez mala, mala no pero regular desde luego que si. Y corriente, es imposible avanzar en línea recta, tienes que aletear en diagonal, dejarte llevar, empujar cuando la corriente para … nos juntamos en la parte de arriba de La Llosa, llegamos como podemos (medio aleteando, medio a gatas) a la cortada y para abajo. Al resguardo de la roca ya no hay corriente y podemos empezar a disfrutar.

La inmersión en sí nada del otro mundo, hace frío y los bichos se esconden. Dentro de unos meses habrá más vida pero por ahora … algunos peces despistados, un par de «vaquitas suizas» XD y poco más. Y cada vez que salíamos del resguardo de la roca, corriente otra vez. Es un coñazo porque al no poder mantener una posición estable si el grupo va junto es imposible chocarse con los compañeros: en las aletas, en las gafas, en el manguito del regulador… Aún así ha estado bien, una un poco jodida en cuanto a corriente como esta hace que una más chunga p.ej. en Cabo Palos no acojone tanto, siempre es experiencia. Y además que palos con gusto no pican, que al final nadie viene aquí a punta de arpón. ;-) Hacemos esto como dice la canción, «porque nos gusta, y porque nos divierte».

Datos:

Fecha: 29/3/2009
Hora: 11:23
Profundidad: 32m
Tiempo: 38 minutos
Botella: 12L
Presión inicial-final: 190-40

Y al final se cumplió el pronóstico de lluvia: ha sido salir del agua, coger el coche y empezar a llover. ¡Por poco!

Ya de vuelta en casa he resuelto una duda que hacía tiempo me tenía en un brete: SI, es posible endulzar el equipo en una ducha de 60×60. Sólo hay que ser un poco contorsionista.

img_0018img_0019img_0020

Inmersión en el Cabo de Palos

El viernes 21 por la tarde estuve buceando en la reserva del Cabo de Palos con la gente de Aquaventura y del Centro de Buceo Naranjito.

Nada más llegar nos informaron de que había algo de corriente en la superficie que podía dificultar la inmersión, aunque pasando los 7m o así ya se estaba bien. Así que había que decidirse: arriesgarse y ver cómo estaba el mar, o volverse a Alicante después de hacer 130Km con el rabo entre las piernas. Está claro que fuimos al agua. :)

#GMAP_SIT(«-0.670166@37.64618|13|102760741917115417098.000438ef84432cfc789d4|510|300»)#

La inmersión que hicimos fue la del «bajo de dentro«. Entramos en el agua sobre las 16:50, y descendimos sin soltarnos del cabo de amarre porque si que había bastante corriente. Una vez bajo procuramos ir siempre pegados a la pared de roca para protegernos de la corriente, aunque de vez en cuando teníamos que subir para pasar de un lado a otro.

Es una de las inmersiones más chulas que he hecho por ahora, me recuerda bastante a La Llosa de Benidorm pero con muchísima más vida. Vimos unas 4327 barracudas y 3843 meros (cálculos estimados de Jose después de contar todos los ojos y dividir entre dos), morenas, congrios… También pasamos por una pequeña cueva en forma de chimenea ligeramente en espiral, que fuimos descendiendo hasta salir por la base. Tocamos los 22,4m de profundidad y comenzamos a ascender, jugando de vez en cuando con la corriente.

Jugando… jeje… nos íbamos a hartar. Lo chungo fue la vuelta al barco. Una corriente enorme, peor que durante el descenso. Bajo el agua sobre los 5m de profundidad ya costaba no soltarse del cabo durante los 3 minutos de parada de seguridad y luego durante la ascensión. Pero es que una vez en la superficie era una locura tanto el oleaje como la fuerza de la corriente. Nos costó a todos bastante subir de vuelta al barco, encima hubo un par de @#$% que se quedaron haciendo el tonto en la escalerilla un rato mientras los demás esperábamos todavía en el agua cogidos de los cabos de la barca. Acabé reventado, de hecho todavía me duelen los brazos (acojonante), pero la inmersión valió la pena. :)