Archivo de la etiqueta: cuevas

Inmersión en la isla del Descubridor desde costa

Hace tiempo que no comento ninguna inmersión en el blog, pero esta bien merece que le dedique unos minutos.

La semana pasada Luismi me pasó este enlace describiendo un sitio de buceo que no conocíamos, cerca de La Granadella. Así que ayer sábado armados con botellas de 15l, acompañados de Joaquín y Jorge y tras localizar la zona en Google Maps, nos fuimos para allá con la idea de salir desde costa en vez de ir con barco, como la inmersión que comentan en la web.

Dar con el sitio es bastante fácil, la Calle de Richard Wagner sale en los GPS así que no hay pérdida. ;-) Se puede bajar con el coche hasta el final de la calle, a la izquierda donde se ensancha para poder girar. A partir de ahí el caminito que se ve hasta la derecha (unos 100m) es una escalera, por la que habrá que bajar el equipo y sí, luego subirlo. ~:-P

La cala esta es preciosa … y nudista. Y a todo esto nosotros con el neopreno hasta las orejas. xD Nos equipamos en de las rocas que entran al mar  más o menos a la altura de la zona de giro de la carretera, y al agua. Ojo porque la isla no es la que hay justo enfrente, ¡es la alargada que hay al sur! A pié de playa se ve que no está cerca, si miráis la escala en Google Maps son fácilmente 400m hasta la isla, otros tantos volver y si quieres rodearla … otros 300-400 o así mínimo, según dónde se empiece y dónde se acabe. Bueno, nuestra idea era darle la vuelta y buscar la cueva con el esqueleto del delfín que dice en la web, pero vistas las distancias no lo tenemos claro. Era una primera toma de contacto y con tranquilidad y ya veríamos lo que pasa.

Entramos al agua y vamos por superficie tranquilamente hasta el final de la playa, en parte para relajarnos un poco después de los dos viajes por la escalera para bajar primero la botella y luego el resto del equipo. Tomamos rumbos (210 directos a la isla, 180 a la punta Este) y nos sumergimos.

En este punto había ya unos 7m de profundidad. Visibilidad muy buena, fondo de arena con rocas grandes por todas partes (desprendimientos, de hecho en la carretera había un cartel de «prohibido pasar, peligro desrendimientos»). Vamos siguiendo el rumbo 210 y curioseando por las rocas: hay bastante vida, nada más bajar a 6-7m vimos una pequeña langosta y todo. Mogollón de peces, espirófagos, cohombros de mar, estrellas… ni punto de comparación con Cala Palmera o la Llosa. Se nota que esta zona no está tan currada. La profundidad va variando de 5 a 9m más o menos durante en camino.

Llegamos a la isla tal vez en 15-20′, vamos todos por los 140-150 bares. Luismi y yo nos miramos como diciendo «si hemos llegado hasta aquí y nos quedan 150, podemos darle la vuelta». Así que pared por la izquierda y empezamos a rodear la isla. Empieza el juego de luces y sombras según la isla tapa el sol, al acercarnos a la pared tenemos que encender las linternas para poder ir curioseando bien por la roca. En la parte más al norte, donde casi toca la tierra, la profundidad es de unos 3-4m nada más. Damos la vuelta y llegamos a la otra cara de la isla.

Por la cara sur se ve que pegaba bastante el oleaje contra la isla, porque aunque a nuestra profundidad no se notaba (bueno, había un poco de corriente, de la divertida si sabes jugar con ella) de vez en cuando se oían unos golpes tremendos. La verdad es que el primero, después de los carteles de peligro desprendimiento y de ver que algunas de las rocas del fondo eran mucho más claras y menos cubiertas de algas y demás que el resto, acojona. Y el segundo también, para qué engañarnos. El sonido era de algo que caía, pero no, sólo eran las olas rompiendo contra la isla con bastante fuerza.

Llevamos ya 35′ de inmersión, y nada más dar la vuelta a la isla hay una pequeña cortada, bajamos sobre los 10m. ¡Y una cueva! ¿Será la del delfín? Entra Luismi, la cueva es pequeña (meter el cuerpo y salir) y con el fondo lleno de limo que al removerse impide ver nada. De todas formas no hay nada. Salimos y seguimos rodeando la cara sur de la isla. Al cabo de un rato otra cueva, esta a unos 15m de profundidad, más ancha y larga que la anterior. Entro yo primero, cotilleo hacia el fondo y en la pared de la derecha hay una especie de bifurcación, otra pequeña cueva o cámara. No se puede pasar, sólo «encajar» el cuerpo para meter la cabeza a curiosear. Y ¡si! El esqueleto del delfín. Hago señas con la linterna a Luismi que viene con el peazo cámara e intentamos sacar unas fotos, yo con las dos linternas a ver si evitamos toda la suspensión que saldría con el flash y el con su pedazo de reflex, los dos medio encajados en la entrada a la cámara del delfín. A ver si alguna ha salido bien, la cuelga y la enlazo. :-D UPDATE: ya están las fotos, cortesía de Luismi. :-)

Bueno, misión cumplida. 110-120 bares. Seguimos un poco y empezamos a marcar los 100 bares. ¿Qué hacemos? ¿Seguimos dando la vuelta o deshacemos el camino andado? Luismi cree que estamos en la punta, yo creo que estamos más bien hacia el centro de la cara Sur. Subo un momento a superficie y no veo la punta… lo hablamos y continuamos dando la vuelta pero ahora a poca profundidad, 5-6m, para ahorrar aire. Al cabo de un rato pasamos por una tercera cueva, esta mucho más grande que las dos anteriores: desde un extremo no se ve el otro extremo de la boca de la cueva, ni el interior. Oscuridad total, y navegando entre dos aguas. Como ya empezábamos a ir un poco nerviosos por ver si nos iba a llegar bien el aire no nos entretuvimos en explorarla, así que habrá que volver otro día. :-) Al final llegamos al extremo Este de la isla. Como desde la playa habíamos tomado rumbo 180 a la punta, ahora rumbo inverso a 0 para llegar. Fácil. Pero llevamos ya más de una hora de inmersión y las fuerzas flaquean.

Al poco de girar en la punta de la isla Joaquín sube a superficie. Luismi me hace señas de que le quedan 20-30 bares, y que el se va arriba con él y vuelven por superficie, que sigamos Jorge y yo. Pues nada como aún vamos bien de aire (70 bares o así), yo delante brújula en mano y Jorge detrás, rumbo cero, y hacia la playa por 4-5m de profundidad. De vez en cuando me giro a ver por dónde va Jorge, y al cabo de unos pocos minutos no le veo. Paro, giro, busco… y está en superficie. Subo. Todo bien pero dice que está cansado y prefiere ir por arriba (llevamos ya 70 minutos de inmersión, y yo suelo ir bastante rápido). Como aún me queda aire le digo que yo prefiero seguir por bajo, así que nos separamos: el por superficie se va a reunirse con los otros dos, y yo sigo rumbo 0, 4-5m, a mi bola. Diez minutos así. Se dice pronto. Diez minutos guiándome sólo con la brújula, entre dos aguas, sin referencias a los lados ni en el fondo (salí alguna vez a ver que seguía bien y localizar con la vista al resto).

A mitad de camino de vuelta me crucé con otro bicho interesante… primero entreveo por delante y tal vez a 5m por debajo de mí una cosa alargada de color amarillento. Creo que es la botella de otro buceador. Luego más grande, serán dos. Luego … eso no tiene forma de buceador, es muy largo. Joder, ¡un pedazo de medusa enorme! Cruzamos caminos en perpendicular, yo hacia la costa y ella en paralelo, como decía varios metros por debajo. Y fácilmente sería casi el doble que yo de larga, que tampoco hace falta mucho, pero vaya. No sé si sería una de estas, pero desde luego me vino a la cabeza ese artículo y lo peligrosa que era esa especie.

Y nada, pasado el encuentro con la medusa empecé a vislumbrar el fondo, definitivamente estaba ya llegando a la playa. Al cabo de un rato, al ver que llevaba 10 minutos así a rumbo sin cruzarme con nada más que la medusa asomé la cabeza y ví que estaba ya realmente cerca de la costa, a unos metros de la isleta pequeña de enfrente de la playa, así que seguí por superficie. 80 minutos de inmersión más 6-7 de superficie. Tela.

En resumen: la inermsión muy chula, el sitio mola, el fondo con rocas y bastante vida da mucho juego desde prácticamente la playa. Llegar a la isla no es complicado, pero desde la playa llegar, darle la vuelta por el sur y volver … hay que ir muy bien de consumo y estar en buena forma para tirar de aleta. Más teniendo en cuenta que antes y después toca cargar con el equipo por 100 metros de escaleras. Ayer estaba bien pero hoy me duele todo.

Día: 8/5/2010
Lugar: Isla del Descubridor, cabo La Nao
Temperatura: 17ª
Visibilidad: Muy buena
Botella: 15L
Presión inicial: 210
Final: 30
Hora de entrada: 12:10
Profundidad: 15,3 metros
Tiempo: 80'