Archivo de la etiqueta: Iaido

En moto a no-Iaido

Hoy que al final se ha arreglado el tiempo, he pillado la moto para ir a Iaido.

Resulta que esta semana estoy de guardia en el curro (nada que ver con las de RenR, estas son MUCHO más light) y justo cuando salía por la puerta me ha llamado un compañero. No era nada, me devolvía una llamada que le había hecho yo antes por una pequeña incidencia que era un problema con una línea… pero ya he salido con retraso.

No había ido nunca en coche de casa al Dojo, con lo que el camino … de aquella manera. Me he medio perdido un poco (me he re-encontrado rápido) y entre eso y que había tráfico he llegado agobiado sobre las 20:40, unos diez minutos tarde.

… para descubrir que NO HABÍA CLASE, que había un seminario con Franck Cengizalp Sensei y además había empezado a las 20:00. Bieeen por mi, dos semanas el cartel colgado en la corchera y ni me había fijado.

Soy lo peor. :-(

On the road again II

Llevaba un tiempo esperando un finde que hiciera buen tiempo para volver a coger la moto… porque desde que cambié de piso, entre la mudanza, las semanas que se pasó nevando/lloviendo/con mal tiempo en general, fines de semana en Alicante, los primeros días después del láser que me molestaba bastante la luz, etc. no había vuelto a cogerla.

Venía ya dispuesto a cogerla este finde. Toda la semana había hecho un solecito muy agradable, aunque el pronóstico para el finde era que igual llovía… aún así ayer estuve un rato limpiándola (que después de tres meses en el garaje estaba llena de polvo), engrasando la cadena, etc. Y hoy, aunque parece que por la noche o primera hora de la mañana ha llovido, ¡si! Vueltecita con la moto. :-)

Algo light. De casa al curro y volver, unos 15Km o así. Y muy bien, la verdad… no iba con miedo pero si una cierta incertidumbre en plan «a ver cómo me las apaño después de tres meses…» Sobre todo un poco preocupado por el simple hecho de sacarla del garaje, son ¡SEIS! rampas (tengo la plaza casi en el infierno) que para bajarlas no son problema pero subir, tiene su aquel. Pero nada, salir a la primera, en seguida me he hecho con las marchas otra vez, equilibrio, dirección… me sigue faltando un poco de seguridad en los giros muy cerrados a poca velocidad, esquinas al callejear y según qué rotondas… pero bien, ni mejor ni peor que antes del accidente, vaya. :-) O tal vez un poco mejor, he notado que me costaba menos controlarla. No sé… después de tres meses con Kendo/Iaido me noto en general más en forma y tal vez un poco más fuerte, sobre todo con más fuerza en los brazos, que supongo que ayuda a la hora de manejar un chisme que me dobla el peso.

Y aparte… ¡joder qué bien veo! :-D Ayuda también, veo los indicadores a bastante más distancia que antes, que quieras que no con el casco apretado las gafas no encajan igual. Como aunque no llovía no hacía sol (estaba nublado) y ya no tengo tanta fotofobia no me he puesto las gafas de sol y bueno … cada día más satisfecho con los resultados del láser, la verdad. :-)

A ver si voy cogiéndola un ratito todas las semanas… todavía no iré a currar con la moto, tardaría mucho menos que ahora pero por otra parte es que le he cogido el gusto a ir leyendo en el metro. A lo tonto a lo tonto he recuperado el hábito de la lectura y está cayendo prácticamente un libro por semana, cuando hacía AÑOS que no leía nada. Pero tal vez algún día que tenga el horario muy ajustado, salir del curro e ir corriendo a Iaido … mmmm … tiempo al tiempo. :-)

Evolución Laser

Mañana hace una semana de la operación de la vista, y por ahora no podría estar más satisfecho con los resultados. :-)

La fotofobia va remitiendo, aún uso las gafas de sol por la calle pero en interior ya no, y alguna vez he salido a la calle sin ponérmelas y no me he dado cuenta hasta que ha pasado un rato, señal de que ya no me molesta tanto la luz.

El tema de que me costara un poco enfocar a ciertas distancias también va a menos, simplemente veo. Las veces que me noto forzándome para enfocar (porque pasa como con cualquier «enfermedad», te observas más de lo que toca) es con cosas que están realmente lejos y con letras pequeñas: matrículas a bastante distancia, carteles con letra diminuta, etc. Cosas que realmente cuesta ver por muy buena vista que tengas.

Los halos por la noche persisten, aunque cada vez menos. De hecho he llegado a coger el coche por la tarde/noche y es molesto, si, pero una incomodidad, no un impedimento… a ver, no me plantearía un viaje largo por la noche, pero moverme por la ciudad… sin problemas.

La sequedad ocular tampoco es demasiada: procuro ponerme lágrima artifical cada hora pero lo que pasa, estás currando concentrado en algo, pasa «un rato» y cuando te quieres dar cuenta han pasado más de dos horas. Y no me he dado cuenta porque me molestara (bueno, alguna vez si, un poco). Eso si, el antiséptico religiosamente cuatro veces al día, ese si que no me lo salto por la cuenta que me trae. :-)

Y nada más, el viernes por la tarde revisión. A ver cómo me ven. ;-)

Por cierto, ayer me pasé por el dojo para decirles que me paso a Iaido una temporada hasta nueva orden, que como no hay combate no tengo problema con lo de «nada de deportes de riesgo ni de contacto». ;-) Los horarios no me vienen muy bien pero bueno, al menos una vez a la semana voy a esforzarme en ir. Ahora que le había cogido el gusto al Kendo y tenía el hábito de ir no quiero dejarlo, que de aquí a mes y medio seguro que me da pereza retomarlo. :-)