Archivo de la etiqueta: mutua

Rehab

No es la canción de la Winehouse, es que he ido al especialista de la mutua y ya empiezo la rehabilitación. ¡Por fin! :-D

A partir de mañana, 15 sesiones, todos los días a las 16:00. Todavía no sé lo que durarán ni lo duras que serán, lo que habrá que hacer, lo molido y/o dolorido que saldré de cada sesión, etc. Intriga intriga, dolor de barriga. :-P

Ha habido suerte y no tengo que ir a Madrid, las haré en el Centro Médico Averroes de Majadahonda. Curioso, tenían también un centro concertado en Las Rozas pero el término municipal es ENORME y me cogía en la otra punta, a unos 8Km (bendito Google Maps para la BlackBerry). Éste otro de Majadahonda está a 3Km, que sin nada mejor que hacer me lo puedo tomar con calma e ir andando.

Por cierto, que la doctora que me ha visto hoy dice que todo pinta bien. Me ha medido lo que puedo girar la muñeca en cada sentido, tienen una especie de regla que son dos piezas con un eje en el centro de forma que gira una sobre la otra, e indica los grados. Curioso. Pues para que os hagáis una idea, coger la mano y echar la muñeca completamente hacia atrás o hacia delante. Eso son 90º o casi, ¿no? Ahora girar izquierda y derecha. Eso es algo menos. Yo estoy entre 15 y 40º según la dirección. Pero lo que es bueno es que, aunque poco, puedo moverla en todos los sentidos, y también puedo hacer movimientos de torsión (girar el brazo para poner la palma hacia arriba o hacia abajo). Con limitaciones pero puedo hacer todos los movimientos, ahora se supone que con la rehabilitación lo que conseguiré es vencer esos límites y recuperar el 100% de movimiento normal.

Lamiéndome las heridas

Una semana sin actualizar… me da una pereza horrible escribir con una sola mano, además de que menos ayer, he ido de culo éstos días.

El lunes me operaron. A las 8:30 en ayunas en el hospital, y hasta las 14-15 o así y TODAVÍA en ayunas y con un hambre de lobo no me llevaron al quirófano. Una noche en el hospital y al día siguiente me explicaron cómo limpiar y curarme las heridas y a casa. Estos días en el hospital estuvieron Lidia y Gabi conmigo.

Lo que me han puesto es un pequeño brazo articulado de acero inoxidable por fuera de la muñeca, cogido con dos tornillos del diámetro de la mina de un boli Bic al hueso del antebrazo, y otros dos a la falange del índice que está todavía en la palma de la mano, antes de que se separen los dedos, a la altura del pulgar. No llevo escayola, esto y mi brazo van al aire, y aunque no puedo mover la muñeca si que puedo mover los dedos. Los puntos donde entran los tornillos en la carne tengo que limpiarlos concienzudamente todos los días con un antiséptico y protegerlos después con una gasa. Un día de estos le saco unas fotos al chisme.

Como decía el trasto este tiene una articulación, pero ahora está fija. Dentro de un mes me la sueltan, con lo que aún con esto en el brazo podré empezar a mover la muñeca, y dos o tres semanas después me lo quitan todo. Y luego supongo que rehabilitación, aunque como puedo usar (más o menos) la mano, que esto no es como una escayola que si que te inmovilizada completamente, no debería ser muy dura.

Martes por la tarde y miércoles, liado entre el seguro de la moto, ir a la poli para hablar con los de atestados y conseguir los datos del otro tío para los del seguro, la mutua de la empresa, tramitar la baja (60 días… no creo que aguante tanto tiempo sin hacer nada)… ¿quién dijo reposo? :-P

El miércoles por la tarde nos volvimos Gabi y yo para Alicante. El jueves movidito también, acabando trámites del seguro (documentación que tenía que mandarles por fax) y viendo a algunos familiares. Y ayer SI, POR FIN, ¡¡reposo absoluto!! Después de dormir 12 horas del tirón (yo que suelo dormir 6 o así) todo el día en casa sin mover un dedo más de lo necesario, leyendo, viendo la tele, etc. Me hacía falta, la verdad. :-)

Las heridas del codo y la rodilla están ya prácticamente cerradas, la de la rodilla empieza a tener costra y la del codo la «pre-costra» amarillenta que se va secando y endureciendo poco a poco. Las llevo al aire desde ayer para que se vayan secando antes, que estaba ya harto de tanta venda. Y lo del brazo, pues bueno, aprendiendo a manejarme así. Parece mentira todo lo que movemos la muñeca para hacer cualquier cosa, no te das cuenta hasta que no puedes moverla. P.ej. pensaba que cuando me bajara la hinchazón iba a poder escribir a dos manos, pero no. Si os fijáis en la posición sobre el teclado, la muñeca está ligeramente inclinada para que la mano descanse sobre éste. Ni de coña, yo la tengo fija en una posición más recta y para poder poner la mano así sobre el teclado tendría que levantar todo el brazo desde el hombro y el codo, y aún así la mano no queda el la posición adecuada (índice sobre la F pero con la mano en diagonal y el meñique entre la Q y el 2). Imposible.

Otras cosas chungas: abrir botellas, latas de conserva, bolsas, lavarme la parte derecha del cuerpo con la mano derecha… aunque te buscas la vida, un tapón se puede desenroscar con la boca mientras aguantas la botella con la derecha, y un bote de mermelada con la derecha mientras lo sujetas entre las piernas, p.ej. Y tengo serias dudas respecto a lo de conducir, aunque de todas formas el coche se ha quedado en Madrid.

En fin, paciencia, a ver si cuando me suelten la articulación del fijador dentro de cuatro semanas desaparecen todas estas limitaciones.