Archivo de la etiqueta: Naranjito

Vídeo de inmersión en El Naranjito

Hace unos años ya escribí un artículo sobre una inmersión en El Naranjito. Era mi primera vez allí, de hecho era mi primer pecio. Se trata de un carguero de 50m de eslora hundido en posición de navegación (“de pie” para entendernos, no está tumbado) entre una profundidad de 28-30m en la proa y cubierta hasta los 42-43 de la hélice. No voy a enrollarme con descripciones e historia porque ya hay varias páginas de los centros de buceo de la zona. La mejor descripción del pecio y su historia sin duda éste artículo de la revista Buceadores enlazado por BalkySub.

Tres años y más de doscientas inmersiones después de aquella primera visita a éste pecio, en el que con ésta ya van siete, lo que subo ahora es un vídeo. Igual que el de hace unas semanas en la isla de Benidorm, editado mínimamente y sin cortes (salvo los 10′ de deco que no hay nada que ver). Buceo al natural.

Perfil de la inmersión:

El Naranjito

Ayer domingo estuve en El Naranjito, que nada tiene que ver con el entrañable personaje de la derecha. ;-P Se trata de un pecio que hay frente al puerto de Cabo de Palos. Ha sido mi primer pecio, y la verdad es que es algo espectacular encontrarse con un carguero hundido debajo del agua.

Eso si, por la situación y el entorno es un tipo de inmersión completamente distinto de los que había hecho hasta ahora, es decir:

  • desde costa, entras por la playa y según la inclinación de la costa vas ganando profundidad poco a poco.
  • en barco bien llegas a una zona con no demasiada profundidad (10-12m) desde la que navegas a más o menos profundidad (p.ej. alrededor de la isla de Benidorm), o llegas a una plataforma con la parte superior a 8-12m y que te ofrece a los lados cortadas hasta 30-40m, cuevas, formaciones rocosas, etc. (tipo La Llosa o los bajos de Cabo Palos).

Este caso no, completamente distinto: cabo de la boya en mitad del azul sin nada alrededor que desciende hasta el pecio, parte superior a unos 27m e inferior a algo más de 40 (tocamos los 42). Esto limita mucho el perfil de la inmersión: en los otros tipos que comentaba, como hay posibilidad de varios recorridos a distintas profundidades, lo normal es que una vez se reune el grupo vamos hacia la parte más profunda para ir luego haciendo un recorrido que asciende poco a poco, aprovechando ese ascenso para ir eliminando nitrógeno y no tener que hacer paradas de descompresión. En este caso no, el pecio está a 40m y no hay nada alrededor más que agua, así que la única posibilidad es bajar, disfrutar de las imágenes del pecio y una vez que llegamos a los 100 bares en la botella, comenzar el ascenso y la (en este caso) inevitable parada de descompresión. Es por esto que el consumo es muy importante: ayer p.ej. para unos 25 minutos que estuvimos en el fondo tuvimos que hacer 10 de deco más los 3 de seguridad de siempre, con lo que hay que comenzar el ascenso con suficiente aire en la botella para aguantar esos 13 minutos a 5-6 metros de profundidad en nuestro caso (no hubo necesidad de paradas profundas). Y qué largos se hacen 13 minutos colgados del cabo… en una plataforma tipo Llosa que esté a esos 5-6 metros puedes ir mirando aunque sea las piedras, en este caso nada. Sigo pensando que los ordenadores de buceo deberían tener un modo Tetris para pasar el rato en la deco. :-P

Otro detalle a tener en cuenta a estas profundidades, aparte del consumo, es la posibilidad de narcosis de nitrógeno, ya que éste gas a la presión que tiene el aire de la botella a esa profundidad puede “colocar”. Ayer tuvimos dos casos: una chica se tuvo que subir con su pareja a mitad de la inmersión (no sé muy bien cuándo, íbamos en dos grupos y ellos iban en el otro) y un chico se emparanoio bastante con el lastre, no sé si se creía que llevaba de más o de menos o qué pero lo pasó mal, aunque Jose consiguió calmarlo y aguantó toda la inmersión con nosotros.

Por lo demás, la inmersión muy bien. Mar en calma, visibilidad bastante buena (a pesar de que a esa profundidad con tan poca luz se ve poco, aunque lleves linterna), y desde luego la imagen de ver un carguero de 64 metros en el fondo del mar es algo impresionante. Había bastante vida en el barco, peces de todo tipo y varios congrios que se habían “atrincherado” en agujeros del barco, como p.ej. uno en el retrete. X-D La inmersión duró 45 minutos, que más o menos fueron 3-4 para bajar, 20-25 en el pecio, 3-4 de ascenso hasta la cota de 5-6 metros y los 10 de deco y 3 de seguridad que comentaba.

Me bajé la cámara pero no conseguí sacar fotos chulas. En el displpay de la cámara se veían fatal (mejoran un poco en el ordenador) y pensaba que con tan poca luz o tantos reflejos con la linterna no estaba saliendo casi nada, así que llegó un momento que pensé que no valía la pena ir con la linterna en una mano, la cámara en la otra y no disfrutar de la inmersión y me la guardé.

La última foto de esas tres (penúltima y antepenúltima en la galería, bastante movidas :-/) creo que era una sepia aunque no lo juraría, medio enterrada en la arena a 42m de profundidad.

Por cierto, los problemas del viernes con la batería de la cámara que se me apagaba …. eran las pilas. Ayer le puse pilas nuevas y sin problemas a más de 40 m.

Próximo destino: Mar Rojo, ¡¡¡el sábado que viene!!! :-D

Inmersión en el Cabo de Palos

El viernes 21 por la tarde estuve buceando en la reserva del Cabo de Palos con la gente de Aquaventura y del Centro de Buceo Naranjito.

Nada más llegar nos informaron de que había algo de corriente en la superficie que podía dificultar la inmersión, aunque pasando los 7m o así ya se estaba bien. Así que había que decidirse: arriesgarse y ver cómo estaba el mar, o volverse a Alicante después de hacer 130Km con el rabo entre las piernas. Está claro que fuimos al agua. :)

#GMAP_SIT(“-0.670166@37.64618|13|102760741917115417098.000438ef84432cfc789d4|510|300”)#

La inmersión que hicimos fue la del “bajo de dentro“. Entramos en el agua sobre las 16:50, y descendimos sin soltarnos del cabo de amarre porque si que había bastante corriente. Una vez bajo procuramos ir siempre pegados a la pared de roca para protegernos de la corriente, aunque de vez en cuando teníamos que subir para pasar de un lado a otro.

Es una de las inmersiones más chulas que he hecho por ahora, me recuerda bastante a La Llosa de Benidorm pero con muchísima más vida. Vimos unas 4327 barracudas y 3843 meros (cálculos estimados de Jose después de contar todos los ojos y dividir entre dos), morenas, congrios… También pasamos por una pequeña cueva en forma de chimenea ligeramente en espiral, que fuimos descendiendo hasta salir por la base. Tocamos los 22,4m de profundidad y comenzamos a ascender, jugando de vez en cuando con la corriente.

Jugando… jeje… nos íbamos a hartar. Lo chungo fue la vuelta al barco. Una corriente enorme, peor que durante el descenso. Bajo el agua sobre los 5m de profundidad ya costaba no soltarse del cabo durante los 3 minutos de parada de seguridad y luego durante la ascensión. Pero es que una vez en la superficie era una locura tanto el oleaje como la fuerza de la corriente. Nos costó a todos bastante subir de vuelta al barco, encima hubo un par de @#$% que se quedaron haciendo el tonto en la escalerilla un rato mientras los demás esperábamos todavía en el agua cogidos de los cabos de la barca. Acabé reventado, de hecho todavía me duelen los brazos (acojonante), pero la inmersión valió la pena. :)