Archivo de la etiqueta: pecio

Vídeo de inmersión en el SS Mardinian

Inmersión del sábado pasado 22 de diciembre de 2012 en el SS Mardinian, un barco de vapor de 100m de eslora hundido en 1917 por un submarino alemán. Está entre Santa Pola y Guardamar.

Inmersión cuadrada totalmente, similar a bucear en el Stansfield. Bajada en medio del azul por el cabo sin puntos de referencia hasta los 40-45m. Exploración por la cubierta dirección a la proa y vuelta. Visibilidad buena para la profundidad en el barco, pero en superficie y hasta los 30-35m era malísima y presagiaba lo peor. Por suerte pasada esa cota la nube despejaba y sobre todo por la parte de la proa (más profundidad) la visibilidad era buena.

Tiempo en el fondo 20′; deco que marcaba el ordenador al empezar a subir 28′; tiempo total entre paradas profundas, parada de seguridad y demás 66′. Profundidad máxima 48m, temperatura del agua 15ºC.

Captura de pantalla 2012-12-24 a la(s) 19.22.17 Páginas con información sobre el pecio:

Y de propina, otro vídeo. Este de ayer 23 de diciembre en Las Agujas, Bajo de Dentro, Cabo de Palos:

Vídeo de inmersión en El Naranjito

Hace unos años ya escribí un artículo sobre una inmersión en El Naranjito. Era mi primera vez allí, de hecho era mi primer pecio. Se trata de un carguero de 50m de eslora hundido en posición de navegación (“de pie” para entendernos, no está tumbado) entre una profundidad de 28-30m en la proa y cubierta hasta los 42-43 de la hélice. No voy a enrollarme con descripciones e historia porque ya hay varias páginas de los centros de buceo de la zona. La mejor descripción del pecio y su historia sin duda éste artículo de la revista Buceadores enlazado por BalkySub.

Tres años y más de doscientas inmersiones después de aquella primera visita a éste pecio, en el que con ésta ya van siete, lo que subo ahora es un vídeo. Igual que el de hace unas semanas en la isla de Benidorm, editado mínimamente y sin cortes (salvo los 10′ de deco que no hay nada que ver). Buceo al natural.

Perfil de la inmersión:

Viaje al Mar Rojo

Ayer volví del Mar Rojo, mi tercer viaje de buceo (después de Almería e Ibiza) y la primera vez que salgo de Europa, la primera vez en mi vida que tengo que usar el pasaporte. Ya tocaba.

El viaje una gozada: la organización perfecta, los compañeros cojonudos, las inmersiones alucinantes, la tripulación del barco una risa (sobre todo Tita, menudo showman) … la única pega es que la mitad acabamos mal del estómago o constipados y uno con otitis. Yo las dos primeras: con el aire acondicionado que era un coñazo (calor … frío … calor … frío) acabé medio resfriado, mal de la garganta y un poco de los oídos; y con las comidas con el estómago algo flojo, aunque ni una cosa ni la otra me impidió hacer 19 inmersiones en cinco días.

Y es que este tipo de viajes es la mejor forma de coger experiencia buceando, además de una forma cojonuda de desconectar del mundo y sobre todo del estrés del trabajo son una especie de “práctica intensiva” de buceo: el año pasado en Ibiza fue cuando me empecé a soltar más y bajé bastante el consumo, al haber ganado bastante confianza; y en este viaje ¡he hecho prácticamente tantas inmersiones en una semana como estaba haciendo en todo un año! Llegué al rojo con 41 tras casi dos años buceando y he salido con 60.

Mar Rojo, 23-30 mayo 2009El sábado 23 yo acudí diréctamente a la T4 de Barajas, donde me reuní con el resto del grupo de Aquaventura y dos chicos vascos que venían al mismo barco. Volamos al Cairo y cogimos otro avión a Sharm el Sheik. Allí nos esperaba el SnapDragon (nuestro barco) en el puerto deportivo de Marina Travco. Embarcamos, repartimos camarotes y a dormir. En el barco ya estaba una pareja de portugueses que también nos acompañó en las inmersiones.

El domingo empezó la rutina de a bordo:

  • Mar Rojo, 23-30 mayo 2009En pié a las 6 o por ahí
  • Briefing, y primera inmersión sobre las 6:30-7:00 (menos el 1er día que teníamos que esperar autorización para salir de puerto)
  • Desayuno y dormidita hasta la siguiente inmersión (que madrugar tanto de vacaciones es malo)
  • Sobre las 10:30 briefing, y sobre las 11-11:30 segunda inmersión.
  • Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Comida y siesta!
  • Briefing sobre las 15:30 y tercera inmersión sobre las 16:00
  • Merienda!
  • Briefing e inmersión nocturna sobre las 20:30-21:00 (menos el segundo día, mucha corriente y nocturna con corriente mal royo)
  • Cena y a la cama!

Como véis la cosa se resume en comer, dormir y bucear. :-D Y en los ratos sin dormir, en el barco tomando el sol, leyendo, bebiendo muuucha agua, y comentando las inmersiones con los compañeros.

La primera inmersión fue un poco “especial” porque es la que usan los divemasters (M@rk y Suzuki alias “el maraca”) para ver el nivel de la peña. En el Rojo el control de la flotabilidad es muy importante para no cargarse el coral, y es especialmente complicado por dos factores: botellas de aluminio que pesan menos que las de acero, y más salinidad del agua que te hace flotar más. P.ej. con el traje de 5mm yo suelo llevar 5Kg de lastre, así que por lo de la botella que pesa menos empecé la inmersión con 8Kg ¡y al vaciar el jacket no me hundía! Con 9Kg me hundía pero poco, 1m o así, tendría que aletear para sumergirme del todo y eso con la botella llena. Como con la botella vacía me podría dar problemas en la parada de seguridad al final me metí 10Kg: 4 en el cinturón, 4 en el jacket, y 2 en la correa de la cincha de la botella (truco de Luismi), para equilibrar bien el peso y no sobrecargar los riñones.

Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Las inmersiones, como he dicho, una auténtica pasada: praderas de coral inmensas, jardines comparables a campos en superficie, algo acojonante y con muchísima diversidad y colorido, preciosos; y una variedad de vida también impresionante: peces payaso (¡Nemo!), loro, unicornios, tigre, napoleón, escorpión, piedra (venenosos!), atunes, cirujanos, rayas, gambas, nudibranquios de todas las formas y colores desde los más pequeños a los más grandes (“bailarinas españolas”) y lo que más me impactó, las tortugas, increíble la gracia que tienen para moverse y la forma de pasar de todo, van a su bola.

Log resumido de las inmersiones:

  1. Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Ras Katy (arrecife, domingo 24, 10:51, 21,3m, 65′)
  2. Anemona City, Shark & Yolanda Reef (arrecife, domingo 24, 15:07, 26,9m, 56′)
  3. Sha’ab Abu Nahas (arrecife, domingo 24, 20:26 nocturna, 20,1m, 47′)
  4. Ghannis D (pecio, lunes 25, 7:22, 22m, 57′)
  5. Carnatic (pecio, lunes 25, 11:40, 25,1m, 53′)
  6. Barge (pecio+arrecife, lunes 25, 16:21, 14,2m, 69′)
  7. Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Rosalie Möller (pecio, martes 26, 6:58, 34,8m, 47′, 7′ deco)
  8. Shag Rock + Kingston (pecio+arrecife, martes 26, 16,3m, 59′)
  9. Thistlegorm, interior (pecio, martes 26, 16:27, 24,9m, 55′)
  10. Thistlegorm, interior/exterior (pecio, martes 26, 20:50 nocturna, 26,5m, 47′)
  11. Thistlegorm, exterior (pecio, miércoles 27, 6:48, 29,8m, 49′)
  12. Small Crack (arrecife, miércoles 27, 11:01, 20,6m, 55′)
  13. Tower (azul, miércoles 27, 16:01, 27,6m, 58′)
  14. Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Gordon Reef (arrecife, miércoles 27, 20:20 nocturna, 10,4m, 52′)
  15. Thomas Reef (arrecife, jueves 28, 7:12, 32,5m, 49′)
  16. Jackson Reef, Garden 2 (arrecife, jueves 28, 11:39, 27,4m, 53′)
  17. Jackson Reef, Garden 1 (arrecife, jueves 28, 16:07, 28,7m, 53′)
  18. Gordon Reef (arrecife, jueves 28, 19:33 crepuscular X-D, 12,3m, 50′)
  19. Jackson Reef, Garden 1 (arrecife, viernes 29, 7:00, 20’5m, 48′)

Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Las más impresionantes sin duda las del Thistlegorm, no en vano hicimos tres inmersiones seguidas en este pecio. Y es que el Thistlegorm es lo que todo el mundo espera de un barco hundido: poder entrar y “corretear” por los pasillos y las bodegas todavía repletas con el cargamento original, en este caso ni más ni menos que cargamento militar de la II Guerra Mundial con camiones, motos, tanques, vagones y máquinas de trenMar Rojo, 23-30 mayo 2009, munición, etc. Y la nocturna, indescriptible. Si ya de por sí entrar en un barco hundido a 25m de profundidad da una sensación de entrar en un sitio secreto, prohibido, casi fantasmagórico … imaginároslo de noche y alumbrados sólo por los focos de las linternas. Acojona, impresiona, emociona y da un tremendo respeto, a partes iguales. Además de la vida que sólo sale por la noche, como las gambas y las zapatillas enormes que vimos en esta inmersión.

Mar Rojo, 23-30 mayo 2009Las más bonitas, las distintas inmersiones en arrecifes, y sobre todo para mi Small Crack. Fue una inmersión especial, aparte de la belleza de las praderas de coral vimos un pez halcón (diminuto y escondido en el coral negro, difícil de encontrar), una tortuga comiendo, y dos rayas águilas, una de las cuales se asustó al acercarse y huyó hacia arriba pasando de 0 a 100 en cero-coma. Todo un espectáculo.

La peor, Tower. Era una apuesta, un “a ver qué pasa”: descender en mitad del azul hasta casi los 30m en un punto por el que a veces pasa vida grande (tiburones, etc.) y dejarse llevar por la corriente mientras dure el aire, a ver si hay suerte. No la hubo. Vimos algún atún pero no puntas blancas ni tiburones martillo, ni mucho menos el tiburón ballena que los más veteranos se morían por ver. De hecho el único tiburón que vimos, y de lejos (y se fue en seguida) fue en la primera inmersión, en la que a penas acertamos a adivinar el perfil del bicho.

Con la cámara, bien, aunque aún necesito práctica. No la bajé a todas las inmersiones y en las que bajé hacía cuatro fotos, me la guardaba, y al cabo de un rato cuando veía algo que me llamaba la atención hacía cuatro más. No se disfruta igual si vas pendiente de ir haciendo fotos, aparte de que puedes ralentizar al grupo y consumes más (unos 10-20 bares más en comparación con mi compañero, que íbamos más o menos igual de consumo, si llevaba cámara o no). Cosas que he aprendido a la vista de los resultados:

  • Nada de fotos “panorámicas”. No se ve nada. No sé si es cosa de los sensores de mi cámara (no se puede pedir mucho por 100€ cámara + carcasa) o algo general de la fotografía submarina. Hay que centrarse en los detalles y acercarse al “motivo” de la foto.
  • Corolario de la anterior: tengo que empollarme bien cómo va la cámara para aprovechar los modos macro y demás, porque la llevo siempre en automático (soy un desastre con las fotos, incluso arriba del agua).
  • Es muy importánte pararse y apoyarse en algo aunque sea con el dedo para estabilizarse, si no las fotos salen movidas o desenfocadas.
  • Me estoy planteando activar el flash siempre. Según se baja de profundidad se pierden colores (el rojo el primero), por eso la mayoría de las fotos tienen tonos azulados y verdosos nada más. Las que tienen más colorido son porque eran a 5-6m de profundidad o bien porque se disparó el flash.

Y nada más… haced click en la foto de abajo para ver el album completo del Mar Rojo. Y el año que viene, más (eso espero!) :-D

Mar Rojo, 23-30 mayo 2009

El Naranjito

Ayer domingo estuve en El Naranjito, que nada tiene que ver con el entrañable personaje de la derecha. ;-P Se trata de un pecio que hay frente al puerto de Cabo de Palos. Ha sido mi primer pecio, y la verdad es que es algo espectacular encontrarse con un carguero hundido debajo del agua.

Eso si, por la situación y el entorno es un tipo de inmersión completamente distinto de los que había hecho hasta ahora, es decir:

  • desde costa, entras por la playa y según la inclinación de la costa vas ganando profundidad poco a poco.
  • en barco bien llegas a una zona con no demasiada profundidad (10-12m) desde la que navegas a más o menos profundidad (p.ej. alrededor de la isla de Benidorm), o llegas a una plataforma con la parte superior a 8-12m y que te ofrece a los lados cortadas hasta 30-40m, cuevas, formaciones rocosas, etc. (tipo La Llosa o los bajos de Cabo Palos).

Este caso no, completamente distinto: cabo de la boya en mitad del azul sin nada alrededor que desciende hasta el pecio, parte superior a unos 27m e inferior a algo más de 40 (tocamos los 42). Esto limita mucho el perfil de la inmersión: en los otros tipos que comentaba, como hay posibilidad de varios recorridos a distintas profundidades, lo normal es que una vez se reune el grupo vamos hacia la parte más profunda para ir luego haciendo un recorrido que asciende poco a poco, aprovechando ese ascenso para ir eliminando nitrógeno y no tener que hacer paradas de descompresión. En este caso no, el pecio está a 40m y no hay nada alrededor más que agua, así que la única posibilidad es bajar, disfrutar de las imágenes del pecio y una vez que llegamos a los 100 bares en la botella, comenzar el ascenso y la (en este caso) inevitable parada de descompresión. Es por esto que el consumo es muy importante: ayer p.ej. para unos 25 minutos que estuvimos en el fondo tuvimos que hacer 10 de deco más los 3 de seguridad de siempre, con lo que hay que comenzar el ascenso con suficiente aire en la botella para aguantar esos 13 minutos a 5-6 metros de profundidad en nuestro caso (no hubo necesidad de paradas profundas). Y qué largos se hacen 13 minutos colgados del cabo… en una plataforma tipo Llosa que esté a esos 5-6 metros puedes ir mirando aunque sea las piedras, en este caso nada. Sigo pensando que los ordenadores de buceo deberían tener un modo Tetris para pasar el rato en la deco. :-P

Otro detalle a tener en cuenta a estas profundidades, aparte del consumo, es la posibilidad de narcosis de nitrógeno, ya que éste gas a la presión que tiene el aire de la botella a esa profundidad puede “colocar”. Ayer tuvimos dos casos: una chica se tuvo que subir con su pareja a mitad de la inmersión (no sé muy bien cuándo, íbamos en dos grupos y ellos iban en el otro) y un chico se emparanoio bastante con el lastre, no sé si se creía que llevaba de más o de menos o qué pero lo pasó mal, aunque Jose consiguió calmarlo y aguantó toda la inmersión con nosotros.

Por lo demás, la inmersión muy bien. Mar en calma, visibilidad bastante buena (a pesar de que a esa profundidad con tan poca luz se ve poco, aunque lleves linterna), y desde luego la imagen de ver un carguero de 64 metros en el fondo del mar es algo impresionante. Había bastante vida en el barco, peces de todo tipo y varios congrios que se habían “atrincherado” en agujeros del barco, como p.ej. uno en el retrete. X-D La inmersión duró 45 minutos, que más o menos fueron 3-4 para bajar, 20-25 en el pecio, 3-4 de ascenso hasta la cota de 5-6 metros y los 10 de deco y 3 de seguridad que comentaba.

Me bajé la cámara pero no conseguí sacar fotos chulas. En el displpay de la cámara se veían fatal (mejoran un poco en el ordenador) y pensaba que con tan poca luz o tantos reflejos con la linterna no estaba saliendo casi nada, así que llegó un momento que pensé que no valía la pena ir con la linterna en una mano, la cámara en la otra y no disfrutar de la inmersión y me la guardé.

La última foto de esas tres (penúltima y antepenúltima en la galería, bastante movidas :-/) creo que era una sepia aunque no lo juraría, medio enterrada en la arena a 42m de profundidad.

Por cierto, los problemas del viernes con la batería de la cámara que se me apagaba …. eran las pilas. Ayer le puse pilas nuevas y sin problemas a más de 40 m.

Próximo destino: Mar Rojo, ¡¡¡el sábado que viene!!! :-D