Archivo de la etiqueta: sensaciones

Buceo nocturno

Mucha gente se extraña cuando les digo que he quedado para ir a bucear por la noche. Al fin y al cabo, todos los deportes al aire libre y sobre todo los que son más en contacto con la naturaleza tienen una variante nocturna con linternas y demás gadgets, y con distintos alicientes a practicarlos de día: senderismo, mountain-bike, etc. ¿Por qué no el buceo? Supongo que a la gente que no lo ha probado ni de día, meterse bajo el agua respirando con un tubo en la boca y encima, de noche, se les antoja algo de locos.

Para mucha gente, uno de los factores más importantes del buceo son las sensaciones que experimenta bajo el agua. En el club hay algunos compañeros que se pueden tirar horas y horas explicando qué han sentido en una inmersión en concreto y por qué esa sensación ha hecho ese momento especial. Yo no soy tan místico, si bien es cierto que me gusta el silencio y la tranquilidad (si, bucear cuando tienes práctica, relaja) que se experimentan bajo el agua, aunque sobre todo la ingravidez y la libertad de movimiento. Y volviendo a las sensaciones, qué duda cabe que si ya con luz toda la percepción del entorno cambia una vez que te sumerges, imaginad en una completa oscuridad sólo rota por los pequeños conos y círculos de luz que proyectan aquí y allá nuestras linternas.

Este vídeo por ejemplo es de hace dos semanas, justo tras la entrada al agua en La Llosa (Benidorm, Alicante). La operativa normal en un caso como este que íbamos dos barcas (yo en la segunda) es que la primera fondea (“echa el ancla”, en realidad se amarra a una boya que hay fija en el fondo) y la segunda se amarra a la primera con un cabo. Una vez las dos embarcaciones tienen el motor parado, saltamos al agua y por superficie flotando con el chaleco hinchado nos desplazamos hasta la primera embarcación para descender más o menos todos juntos por el cabo de proa hasta la base del fondeo. ¿Qué tuvo de especial este día? Había una corriente en superficie bastante… entretenida. Era muy difícil aletear en superficie contra corriente para llegar hasta la otra barca y de ahí al cabo, y además de difícil cansado con lo que ya empezaríamos la inmersión fatigados y por qué no, un poco estresados. ¿Solución? En lugar de ir a buscar el cabo para descender por éste, bajar a saco en mitad del azul (negro más bien) hasta 7-8 metros donde la propia mole de roca de La Llosa nos protegería de la corriente, y ya desde ahí acudir buceando al punto de reunión.

¿Qué os parece? Parece de la película Abyss, ¿no? Sensaciones:

  • oscuridad total salvo por las linternas y las luces de localización que llevamos en la botella (las que parpadean).
  • desorientación al no tener (no ver) puntos de referencia.
  • por el mismo motivo, no se puede apreciar la distancia ni el desplazamiento. Durante ese vídeo recorro fácilmente 30-40m hasta que llego donde están todos los demás, pero hasta que no estoy cerca y se distingue mejor a los buceadores se podría pensar que estoy quieto.
Todo esto puede parecer negativo pero aunque la verdad es que al principio acojona (en mi primera nocturna iba con los huevos de corbata, para qué engañarnos) con la práctica es un plus, un aliciente distinto. Un reto nuevo si queréis, aprender a manejarse en estas situaciones.
En este otro vídeo de la misma inmersión nos encontramos una langosta fuera de su agujero (minuto 2:10) paseando por una piedra a unos 20m de profundidad más o menos. Para ver langostas de día en esta inmersión hay que bajar a 40m, y aún así están metidas en un agujero en la piedra. Fijaos aquí también en las señales que nos hacemos con las linternas, principalmente los movimientos circulares para señalar a algún sitio. Bajo el agua no podemos hablar con lo que hay un código de signos para podernos medio-entender para lo más básico, pero claro, esto también se hace más complicado sin luz con lo que los signos cambian de noche.
Y es que el segundo punto que quería comentar del buceo nocturno, aparte de las sensaciones completamente distintas que produce la oscuridad, es la cantidad de vida completamente distinta que encontramos de noche. En el agua, igual que en tierra, hay bichos que son diurnos y bichos que son nocturnos. Mientras que de día vamos a ver muchos peces de diversas especies y coloridos nadando alegremente, si vemos algún pulpo o alguna morena lo más probable es que estén escondidos en la roca. En cambio por la noche los depredadores salen a cazar (ejem!) y es muy fácil verlos en acción. Estas fotos son de la misma inmersión que los dos vídeos anteriores:
IMG_4373IMG_4385IMG_4388IMG_4428
También de noche se pueden ver con más facilidad otro tipo de animales que es más complicado encontrarse de día, como las sepias, calamares, anguilas, cangrejos ermitaño, gambas, langostas, langostinos, etc. Estas fotos y vídeos son de la semana pasada en Cala Palmera (Cabo las Huertas, Alicante), una pequeña calita en la que a penas se llega a los 8-9m de profundidad, una inmersión facilona donde solemos ir a hacer cursos y bautismos de buceo en la que normalmente no se suele ver gran cosa… de día. De noche el sitio se transforma y las inmersiones nocturnas aquí son una auténtica gozada. Y este día en concreto fue impresionante.
IMG_4438IMG_4445IMG_4486IMG_4463 IMG_4525IMG_4570IMG_4500IMG_4535IMG_4546IMG_4549