Archivo de la etiqueta: trabajo

Al curro en metro

Ya soy un Mandril, 100%. Hoy he ido al tajo en metro. :-D

La estación de Tribunal (línea 10) me coge a 2-3 minutos de casa. De ahí una parada hasta Alonso Martínez (entre espera, trayecto y cambio de andén, a lo tonto 5 minutos), línea 4 directo hasta Avda. de la Paz (veintipico minutos, casi media hora), y luego unos 10-12 minutos andando hasta Telefónica I+D. En total unos tres cuartos de hora.

La vuelta la he hecho distinta porque mirando en Google Maps parecía que Alonso Martínez me quedaba cerca de casa, con lo que evitaba un trasbordo (que además la línea 10 iba PETADA). Me ha salido bien la jugada, he tardado unos cinco minutos menos al volver que al ir.

Y a todo eso, el trayecto leyendo. :-D Incluso por la calle. X-D Pero aún me falta, hay gente que me supera: hay peña capaz de moverse por los túneles del metro (pasillos, escaleras, etc.) leyendo. Buf, años de práctica. :-)

Espaguetis Carbonara

No quería entrar al trapo en el tema de Bolonia y ya creo que puse demasiado en el post anterior, pero es que todo el lío que se está montando (más bien, cómo se está montando) me enciende. Igual que el tema de los colegios, harto estoy de discutir que no pienso colegiarme salvo que por ley no haya más huevos (tengo mis principios pero comer es más importante ;-D). Creo que si que tenemos algunos problemas en nuestra profesión, pero todo el mundo apunta y se rasga las vestiduras por cosas que yo no veo tan descabelladas, mientras que nadie reflexiona sobre otras que me comen la moral.

Espero que nadie se lo tome lo que viene como nada personal, considerar ciertos párrafos como una opinión personal y ciertos otros como una crítica constructiva. Pero voy a ser sinciero y cuando digo sincero quiero decir hiriente ;-) sobre lo que opino de la situación con la informática y los informáticos.

Primero, lo bueno: me alegro de verdad del éxito que por ahora parece que está teniendo el tema de la huelga. Los informáticos somos bastante perretes y poco dados a organizarnos y a reclamar lo que es nuestro. Si, mucho quejarnos, pero entre nosotros y por lo bajinis. A la hora de la verdad, nada. Así que “chapeau”. Eso si, creo que se están sacando las cosas de madre. La Ingeniería no va a desaparecer, como mucho a la carrera se le cambiará el nombre, y los títulos que tenemos no se van a deshacer en un montoncito de polvo, se equipararán a la nueva “etiqueta” que se les ponga ahora con un peso equivalente. No seamos alarmistas, porque pasando del pasotismo total a la histeria colectiva es como nos ganamos la fama de frikis, señores.

Por otra parte, estoy de acuerdo en que a los informáticos en general no se nos tiene en la misma consideración que a otros ingenieros. La sociedad en general confunde bajo la palabra “informática” desde el blanco hasta el negro con muchos tonos de gris e incluso otros colores completamente distintos: desde cambiar el ratón, pasando por reinstalar un windows, diseñar una aplicación web, hasta diseñar un cluster para la NASA. Algunas de éstas tareas las puede hacer el hijo del vecino, otras uno de FP medianamente despierto podría afrontarlas, para otras si que hace falta un ingeniero (y por supuesto, todo lo que la sociedad no-informática no ve ni entiende: algoritmia y demás).

Pero, ¿a cuantos hijos del vecino (amiguismos y enchufismos aparte, que esa es otra lacra de éste país) conocéis diseñando clusters para la NASA? Sin embargo, ¿a cuántos ingenieros conocéis picándo código por cuatro perras?

“Vale”, diréis, “justo lo que yo reclamaba”. No. Yo lo veo desde otro punto de vista. Espero que nadie se moleste por esto, pero fijaros en de qué se queja esa gente: “es que cobro poco”, “es que estoy explotado”, “es que no valoran lo que hago”, etc. Nadie dice “es que soy un arquitecto y me estoy conformando con poner ladrillos y pastar el cemento”.

En mi opinión en éste país hay exceso de INGENIEROS informáticos para la demanda de INGENIERÍA informática que hay, salvo tal vez en Madrid y alguna empresa suelta aquí y allá. Si, demanda de informática hay hasta en un pueblecito perdido en la montaña, pero de mantenimiento, de pequeñas redes, etc. para lo que NO HACE FALTA una ingeniería. Ni siquiera una técnica. Tampoco digo que sean cosas que las pueda hacer el hijo del vecino (o si), pero si que un FP basta en el 99% de los casos.

¿Qué pasa? Que muchos ingenieros nada más salir de la carrera encuentran un trabajito de pica-código al lado de casa y ahí se quedan. Pasan un par de años y tenemos a un señor ingeniero que tras cinco (más X) años de carrera lleva dos años cobrando el mismo sueldo de FP, no porque se le desprecie, si no porque se le paga no por quién es si no por el trabajo que desempeña (algo con lo que estoy de acuerdo). El señor ingeniero se queja de que no cobra lo que le corresponde y no se le valora, pero no se plantea cambiar de trabajo y conseguir un puesto acorde a su valía. O se lo plantea, pero sin salir de su pueblo.

Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma tiene que ir a la montaña. Los de Alicante, ¿conocéis a alguien que se haya ido de Alicante y que diga que ahora está peor? Las cosas claras, en Alicante se vive de puta madre, pero para poner horchatas en Peret no hace falta una ingeniería. Vamos más allá, todos conocemos a gente que se ha ido a otro país. ¿A cuántos conocéis que estén mal? Si DE VERDAD queréis dedicaros a la INGENIERÍA INFORMÁTICA, en éste país I+D hay poquito. Id donde lo hay, ya sea en otra ciudad u otro país.

Por otra parte, y volviendo a lo de que somos (y me incluyo) unos perretes, unos pasotas, y unos quejicas, y por favor que nadie se dé por aludido que no es un ataque personal contra nadie en concreto, es un ejemplo: ¿cuántos habéis ido corriendo a hacer cola a una tienda Movistar a por un iPhone? (o en su defecto, cuántos os morís por tener uno). ¿Y cuántos le habéis dedicado tres o cuatro fines de semana a bajaros el SDK, investigar un poco cómo va el API y hacer una pequeña aplicación para venderla en la AppStore? Aunque sea un cutre tres en raya, una calculadora, o un calendario para seguir la liga y se venda por un euro.

Con ésto en mente, ¿creéis que un arquitecto puede en un par de fines de semana, en su casa, diseñar aunque sea un triste cobertizo, construirlo y comercializarlo en TODO EL MUNDO? Tenemos más fácil QUE NADIE montar una pequeña empresa de desarrollo, idear un pequeño producto, montar una pequeña web que cumpla un propósito y en la que podamos colocar cuatro anuncios que nos puedan ir dando un sobresueldo todos los meses. ¿Decía antes que nos teníamos que ir a otro país? ¡¡Si no hace falta!! Podemos montar NUESTRA PROPIA EMPRESA desde el salón de nuestra casa, pero ¿cuántos lo hacen? Es más, creo que los únicos que hacen algo así y consiguen pegar el “pelotazo” no son informáticos.

Admitámoslo: somos pasotas, nos falta iniciativa, y no somos emprendedores. Y así no vamos, ni con colegios, ni con Bolonia, ni con atribuciones profesionales. Nadie nos va a solucionar la vida por nosotros, nadie nos va a ofrecer el doble de sueldo porque tengamos “la medallita” del título si con ese título no le estamos solucionando algo que otra persona sin él no puede hacer, o al menos no lo hacemos mejor.

Ahora volviendo a lo que decía de que hay demasiados ingenieros informáticos, y de nuevo espero no molestar a nadie: creo que parte del problema es que tenemos “intrusismo interno” por así decirlo, gente que no tiene vocación ni ganas de currárselo pero tiene su título de ingeniero en informática. ¿Por qué? Primero: la titulitis crónica que hay en España. Si no tienes una carrera no eres nadie. Segundo: Los de mi quinta recordaréis allá por el 95, con el boom de Internet y tal, que estaba en boca de todos que “nos íbamos a forrar”. Tercero: el sistema educativo (BUP-COU) que realmente no fomenta que la gente se aclare las ideas y decida qué estudiar en la universidad, a qué dedicarse vocacionalmente el resto de su vida. Porque decidme cuántos teníais claro el día antes de matricularos en la universidad qué queríais estudiar. Al 100%. Y si me permitís ahondar más en la herida, cuarto: los colegios y su regulación de atribuciones profesionales, que si por una parte se supone que protegen tu área de trabajo, ¿qué pasa si de repente decides cambiar de vocación? Aaaaahhh, nadie lo plantea con éste enfoque, ¿verdad? (Por cierto, que no me entere que ningún ingeniero en informática toque un latiguillo, que instalar redes es competencia de teleco).

¿Resultado? Mogollón de gente que se metió en Informática sin que les gustara, por la falsa promesa de que se iban a forrar sin dar un palo al agua, y ahora eso es lo que hacen: se pasa la vida leyendo el Marca, quejándose de su trabajo, haciéndolo tarde y mal, pero eso si, a la hora de reclamar son los primeros y a la hora de aportar soluciones… no son los últimos, porque si digo que son los últimos implicaría que llegan a aportar algo. :-P

No digo que tengamos que ser todos unos frikis, ni que disfrutemos con el trabajo (se trabaja para vivir, no al revés). Pero a ver quién me dice que no conoce a más de uno que mejor le hubiera ido a él y a los que tiene alrededor estudiando cualquier otra carrera, o un oficio, que no es ninguna deshonra y en muchos casos cobran más (¿quién encuentra hoy en día un buen fontanero? ¿o un buen carpintero?). Lo siento si suena duro, pero de verdad que lo veo así.

Y me estoy saliendo mazo del tema: Bolonia. Vale que es un agravio comparativo que otras profesiones estén reguladas y la nuestra no. Pero yo creo que el problema es que las demás lo estén, no que la nuestra no lo esté. Si alguien es bueno haciendo algo, ¿por qué no puede hacerlo?

Diréis lo de que “no todo el mundo puede ejercer de cirujano”. Por supuesto que estoy de acuerdo ahí. Pero no en regular TODAS las posibilidades de ejercicio de una determinada profesión, si no los CASOS CONCRETOS en los que una pifia (o negligencia, o mala práctica) pueda tener consecuencias graves sobre terceras personas: si se cae un edificio, muere gente; si un cirujano la caga, también; si una aplicación informática de un banco revienta, mucha gente se arrunia. Si yo tengo mi empresita de la que no depende nadie más y decido encargar la aplicación de contabilidad al hijo del vecino y revienta, yo y mi empresa nos vamos a la runía y me lo tendré bien merecido, pero no muere nadie ni se arruína nadie más que yo (por tonto).

Somos el único país de Europa con todo el tinglado de las atribuciones profesionales, los colegios, y demás pamplinas. Es ridículo.

Estoy de acuerdo en que nuestra situación no es para tirar cohetes. Puedo estar parcialmente de acuerdo en que lo de Bolonia nos pueda perjudicar. Pero creo que las soluciones que se proponen no atajan ninguno de los problmeas reales, que se está exagerando mucho la situación y que ésto tampoco nos beneficia. Y que en algunos aspectos tenemos muchas más oportunidades que otros profesionales, y no las aprovechamos.

Y por otra parte, el hábito no hace al monje y el título no hace al ingeniero: como currante prefiero tener a mi lado a un tío sin toda la amplia base teórica que nos da la carrera (que es la ventaja que tenemos frente a los “intrusos”) pero que es una máquina de matar haciendo una tarea X y que sé que si algo falla en un momento crítico va a echar la carne en el asador y lo va a solucionar, que a un Ingeniero en Informática, MSCE, MBA, ASDFG que cuando algo falla y no está en el manual se echa las manos a la cabeza y no sabe qué hacer, y cuando se hacen las 18:00 chapa el chiringuito y se pira aunque la empresa esté en llamas. Y si fuera empresario, no hace falta que os diga a cuál de los dos contrataría.